Primeras reacciones a la prohibición de Biden de importar polisilicio de Xinjiang

Share

La decisión de prohibir los productos de cuatro fabricantes chinos de energía solar con sede en la provincia de Xinjiang adoptada la semana pasada por la Administración de Biden ya ha provocado la reacción tanto de los analistas como de los agentes del mercado.

John Smirnow, consejero general y vicepresidente de estrategia de mercado de la Asociación de Industrias de la Energía Solar (SEIA), ha emitido un comunicado en el que afirma que «la noticia de las medidas de ejecución sobre los productos solares procedentes de la región autónoma de Xinjiang Uyghur (XUAR) no es inesperada y apoyamos plenamente los esfuerzos de la Administración Biden para hacer frente a cualquier tipo de trabajo forzado en la cadena de suministro solar».

«El hecho es que no tenemos transparencia en las cadenas de suministro en la región de Xinjiang y hay demasiado riesgo en operar allí. Por eso, en octubre, empezamos a pedir a las empresas solares que abandonaran la región y les proporcionamos un protocolo de trazabilidad para ayudar a garantizar que no haya trabajo forzado en la cadena de suministro. SEIA seguirá trabajando con la administración y nuestros socios para oponerse al trabajo forzado y construir un futuro de energía limpia del que todos podamos estar orgullosos».

Philip Shen, de Roth Capital Partners, dijo en una nota a los clientes que la medida podría tener un «impacto negativo significativo en toda la industria solar de Estados Unidos». Dijo que Hoshine es un proveedor anual de alrededor de 800.000 toneladas de silicio de grado metalúrgico, una materia prima necesaria para la producción de polisilicio. Shen dijo que ahora las importaciones de módulos fotovoltaicos podrían tener que demostrar que no hay contenido procedente de Hoshine para poder entrar en EE.UU. «El acceso a los módulos solares en EE.UU., en nuestra opinión, podría verse gravemente limitado por esta orden. Creemos que aislar y rastrear el MG-Si a través de la cadena de suministro podría suponer un reto importante».

Para aumentar la presión sobre el gobierno de Biden, los miembros del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de EE.UU. enviaron una carta en la que instaban a los funcionarios de aduanas a «tomar inmediatamente medidas de aplicación agresivas» en relación con los productos de polisilicio que entran en Estados Unidos desde Xinjiang, China. La carta dirigida al comisario en funciones de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos, Troy Miller, está fechada el 10 de junio y la firman dos docenas de miembros del comité de redacción de impuestos del Congreso.

Tolerancia cero

Reuters informó de que Hoshine Silicon Industry dijo en una plataforma de inversores que respaldaba la reacción del Ministerio de Asuntos Exteriores chino y añadió que la empresa no exporta silicio industrial a Estados Unidos directamente y que el impacto en su negocio sería limitado.

Xinjiang Daqo New Energy Co. envió a la agencia de noticias un correo electrónico diciendo que la compañía tiene «tolerancia cero» hacia el trabajo forzado y que no vende directamente a las empresas estadounidenses, ni compra a Estados Unidos, y no habría «un impacto significativo en el negocio de la compañía.»

El pasado mes de septiembre, bajo la administración Trump, la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (CBP) emitió cinco Órdenes de Retención sobre productos procedentes de la región de Xinjiang. Los productos incluían productos para el cabello, ropa, algodón y algunas piezas de ordenador.

El gobierno de Biden puede no haber tenido más remedio que actuar ante las continuas acusaciones de trabajo forzado en la cadena de suministro de la energía solar, dijo Mark D. Herlach, socio del bufete de abogados Eversheds Sutherland de Washington, D.C. «Nadie quiere estar en una posición de no responder ante el trabajo forzado», dijo a la revista pv en una entrevista.

En una nota a los clientes, el bufete dijo que las posibles sanciones podrían tener implicaciones para los compradores de módulos fotovoltaicos. Esto podría incluir un riesgo legal directo, problemas de financiación, interrupciones en la cadena de suministro y riesgo de reputación. La nota decía que la preocupación por la reputación, por ejemplo, ha llevado a grandes marcas como Calvin Klein, Gap, H&M, IKEA, Patagonia y Tommy Hilfiger a dejar de comprar algodón procedente de Xinjiang.

Hace tan solo unos días, una explosión en una fábrica de silicio en China hacía ya temer problemas en el suministro.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.