Prototipo de la UOC para suministrar energía fv para los datos en la nube

Share

Un equipo de investigadores de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) ha diseñado un prototipo para que cualquier persona cuyo tejado reciba luz solar directa pueda instalar un sistema fotovoltaico en su casa y convertirse en un potencial proveedor de energía informática.

El prototipo, descrito en la revista IEEE Transactions on Sustainable Computing, emula los componentes de una instalación fotovoltaica residencial típica. Es como las baterías que muchos usuarios están incorporando ahora en sus montajes: un elemento opcional del sistema fotovoltaico», explican Borja Martínez y Xavier Vilajosana, autores del estudio y miembros del grupo de investigación Wireless Networks (WiNE) del Internet Interdisciplinary Institute (IN3) de la UOC.

El elemento central del sistema, conocido como broker, es un componente de software que gestiona las funciones del sistema y decide qué acciones son más beneficiosas para el usuario en cada situación. «Por poner un ejemplo, el broker puede actuar sobre los ordenadores cuando están en modo de reposo, «despertándolos» para poder utilizarlos en aplicaciones informáticas», explican los investigadores. Gracias al desarrollo de un modelo predictivo para determinar la energía solar disponible en una zona geográfica y una franja horaria determinadas, el broker sólo «despertaría» a los ordenadores cuando esté disponible la energía que necesitan para funcionar.

La filosofía del proyecto se basa en una economía colaborativa de suma cero. Como señalan los autores, los participantes que disponen de los recursos físicos necesarios -ordenadores con energía solar- los ponen a disposición de quienes necesitan potencia de cálculo pero no disponen de la infraestructura.

Según las estimaciones sobre el uso de energía de los centros de datos de Eric Masanet citado por la universidad, acciones tan simples como enviar un correo electrónico o guardar una foto en la nube, multiplicadas por todos los usuarios del mundo, suponen 200 TWh. Según datos de Red Eléctrica de España, el consumo total de energía en España en 2020 fue de 250 TWh

Beneficios para los pequeños productores

Martínez y Vilajosana proponen que los usuarios que aporten los recursos energéticos reciban algún tipo de compensación, similar a la de los servicios de viajes en vehículos compartidos. «Nuestra idea es premiar a los pequeños productores por utilizar un recurso del que ya disponen. Y, lo que es más importante, creemos que este pago puede incentivar la instalación de nuevos sistemas domésticos siempre que sea posible», afirman los investigadores.

Computación distribuida

El sistema se basa en la combinación de dos tendencias. En primer lugar, el reciente auge de la computación distribuida, una tecnología que, sin embargo, existe desde hace más de 15 años y que se popularizó con proyectos como el salvapantallas SETI@home, que buscaba señales de vida extraterrestre mientras los ordenadores domésticos estaban inactivos.

Y, en segundo lugar, los avances en las tecnologías del silicio han provocado un importante descenso del precio de los paneles solares en los últimos años, haciendo que los sistemas fotovoltaicos sean económicamente competitivos.

«Ahora mismo se dan las condiciones para crear una masa crítica tanto de productores, los proveedores de recursos informáticos, como de consumidores, las personas y empresas que podrían alquilar estos recursos, sabiendo que con ello están contribuyendo a crear un entorno mejor», añaden Martínez y Vilajosana.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.