¿Pacto o pacto?

Share

Alemania asumirá la presidencia del Consejo de la Unión Europa y será responsable de impulsar la legislación de la UE durante los próximos seis meses.

La pandemia del coronavirus ha obligado a Alemania a revisar completamente las prioridades para su presidencia del Consejo de la UE.

La respuesta europea a la crisis de la pandemia de la Covid-19 es la principal prioridad para la presidencia alemana del Consejo. La política climática, que incluye el Pacto Verde Europeo, y la transformación digital también se describen como temas medulares.

La pregunta es cómo abordarán los políticos europeos la situación. ¿Aprovecharán la pandemia para impulsar una recuperación verde? ¿Llevará asociada la recuperación económica una recuperación verde? Cualquier programa y plan de acción debe combinar soluciones económicas y climáticas. Si funciona, podemos ganar y podremos salir victoriosos de la crisis. Nunca se han dado unas condiciones mejores. El nivel de emisiones de carbono es bajo, el aire es más limpio e, incluso, la vida salvaje parece recuperarse. Un punto de partida extraordinario para un futuro verde mejor y más sostenible.

Hace unas semanas el primer borrador del programa de la presidencia alemana de la UE fue decepcionante. No se recogían objetivos concretos para un Pacto Verde y solo se preveían iniciativas nuevas para el hidrógeno. Pero parece que las cosas están cambiando. El gobierno alemán abandera ahora una «recuperación verde» para su presidencia del Consejo de la UE. ¿Una buena señal o palabras vacías?

Sharp espera que Bruselas ejecute un sólido Pacto Verde sin medias tintas. Hay muchas opciones para materializarlo correctamente. La obligación de instalar placas solares en los nuevos edificios, así como en los que se van a restaurar son solo uno ejemplo.

Esta crisis debe servir para emprender acciones verdes más ambiciosas y obtener mejores resultados. Europa tiene una responsabilidad principal como una de las áreas económicas más importantes del mundo y como tercer principal emisor de gases invernadero. Debemos aprovechar esta oportunidad para colmar la laguna entre el acuerdo climático de París (límite de aumento de la temperatura de 1,5 a 2 °Celsius) y las iniciativas actuales.

La conclusión de la primera evaluación de los 15 planes climáticos enviados por las organizaciones ambientales es que solo cinco países han aumentado sus objetivos climáticos en los nuevos PNIEC, y solo Dinamarca cumpliría el acuerdo de París con su programa climático. Alemania ha presentado con seis meses de retraso su plan climático nacional a la Comisión de la UE con un número reducido de nuevos objetivos. La cuota de energía renovable en el consumo total de energía debe aumentar hasta el 30 % con respecto al 17,5 % actual. En el caso de la electricidad, la situación parece buena, pues se ha superado ya el 40 %. Por otra parte, Alemania ha eliminado el límite de ayudas solares previo establecido en 52 GW, se ha resuelto la controversia sobre las instalaciones eólicas, se ha desarrollado una estrategia para el hidrógeno y se han reservado 30 000 millones de euros para la protección del clima en el paquete económico del coronavirus.

¿Qué puede hacer Sharp al respecto, como marca de consumo? Con 60 años de experiencia en el sector de la energía solar, Sharp es la empresa con la trayectoria más larga en el mercado fotovoltaico mundial. Sharp ofrece módulos solares ysoluciones energéticas. En 1968, Sharp abrió su primera oficina en Hamburgo (Alemania). La división Sharp Energy Solutions Europe tiene su sede aquí desde 1994 y, desde entonces, ha contribuido de forma considerable a la expansión de los sistemas fotovoltaicos y a la promoción de la conciencia ambiental en Europa.

Sharp sigue su propia y estricta visión ambiental, y aplica acciones firmes. Sobre la base de un «creciente valor verde compartido», Sharp estableció su política ambiental en 2013. Sharp ha trabajado en la consecución de su objetivo ambiental interno consistente en evitar las emisiones de gases de efecto invernadero. Este objetivo se logró gracias al uso por parte de los consumidores de productos de Sharp que generan y ahorran energía, y ha equilibrado con creces el impacto negativo de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de toda su cadena de suministro.

Como empresa con presencia mundial, Sharp se ha propuesto resolver problemas sociales y ambientales. Sobre la base de su Política ambiental básica de «crear una empresa ambientalmente responsable sobre la base de la sinceridad y la creatividad», Sharp ha actualizado sus políticas ambientales y ha formulado la SHARP Eco Vision 2050, una visión a largo plazo con 2050 como año objetivo. De acuerdo con esta visión, Sharp se ha propuesto el desafío de crear un entorno global sostenible proporcionando al mundo energía limpia con el menor impacto ambiental debido a los gases de efecto invernadero, los desechos y otros subproductos resultantes de su actividad.

Además de las numerosas y diferentes iniciativas emprendidas, desde «la reducción del impacto ambiental a lo largo de toda la vida de los productos» hasta «la reducción del impacto ambiental relacionado con la logística», Sharp ha instalado sistemas fotovoltaicos en sus centros de producción nacionales e internacionales, y fomenta el uso de energías renovables para contribuir a crear una sociedad sin emisiones de carbono.

Sharp quiere formar parte de un sector que impulse el cambio climático en un sentido positivo, y aceptamos esta responsabilidad. Todos tenemos que adoptar una actitud proactiva. Con nuestro sólido pasado, larga experiencia, equipo excelente y enfoque estratégico aplicado a nuestra cartera de productos, asistencia y servicio, nos sentimos preparados para abordar la era poscoronavirus como uno de los socios más fiables del sector. Hemos demostrado ser pioneros e innovadores durante 60 años y estamos preparados para muchos años de compromiso con SHARP Eco Vision 2050. Pero todos necesitamos el apoyo político correcto para salir de una crisis de esta magnitud.

Lograrlo depende de todos. Adoptar una actitud proactiva como consumidor final, como empresa y como políticos, a escala local e internacional, es el camino del éxito.

Las numerosas iniciativas locales son notables. Un creciente número de ciudades europeas están reestructurando sus políticas, con el objetivo de que las personas vivan y trabajen en un mejor clima en un mundo transformado actualmente por el virus. Menos tráfico, más bicicletas, edificios más eficientes y una infraestructura mejor son parte de los planes.

Ha llegado el momento y la oportunidad de cambiar de manera fundamental la forma en la que suministramos energía a nuestras industrias y hogares, así como la forma en que viajamos, realizamos negocios y producimos alimentos y bienes. Simplemente, nuestra forma de vivir.

Sharp desea a Alemania seis meses productivos al frente de la economía, el medio ambiente y la población de Europa para lograr un futuro más sostenible y seguro con una recuperación poscrisis de color VERDE.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.