En 2020 comenzará la construcción de 150 MW de Iberdrola en la zona de Almaraz

Share

Iberdrola pondrá en marcha 400 MW fotovoltaicos nuevos en Extremadura. Dos de los proyectos, las plantas fotovoltaicas Majada Alta y Santa Antonio, de 50 MW de potencia cada una, se desarrollarán en el municipio cacereño de Cedillo. Además, la compañía tiene proyectada en la zona una instalación fotovoltaica, de más de 300 MW de capacidad, con acceso a la red.

Las dos plantas de Cedillo, presentadas ya a trámite ante la Junta de Extremadura, estarán integradas por 300.000 paneles fotovoltaicos y en su proceso de construcción podrían participar hasta 200 trabajadores. Su puesta en operación se prevé para 2020, ha afirmado en un comunicado.

Iberdrola prevé que otro de sus proyectos en la región, el complejo Campo Arañuelo (Arañuelo I, II y III de 150 MW) sea el próximo que inicie su construcción, a principios de 2020. Su desarrollo -que podría generar durante su construcción otros 200 empleos- tiene un alto componente local, ya que los trabajos de ingeniería y medio ambiente se han encargado a la empresa extremeña Ecoenergías del Guadiana y los transformadores de potencia serán suministrados por Faramax. El proyecto incluye, además, un sistema de almacenamiento de energía, mediante el uso de una batería.

Esta misma semana, la compañía anunció la puesta en marcha del primer sistema de almacenamiento con baterías para redes del país, en este caso ubicado en Murcia.

En Extremadura, Iberdrola construye actualmente la planta FV Núñez de Balboa -la mayor de Europa en fase de ejecución- y mantiene en tramitación -junto a los proyectos de Cedillo- las fotovoltaicas de Francisco Pizarro (590 MW), ubicado en Torrecillas de la Tiesa; Ceclavín (328 MW), en Alcántara; y Arenales (150 MW), en Cáceres, además de Campo Arañuelo I, II y III (150 MW), en la comarca de Almaraz.

La compañía eleva así a más de 1.800 los MW fotovoltaicos en construcción o tramitación en la región, y Extremadura se encuentra en el centro de su estrategia renovable en el país.

En España, los proyectos en construcción o en tramitación, tanto eólicos como fotovoltaicos, se elevan a más de 2.500 MW -representan más del 80% de la capacidad instalada prevista por la compañía a 2022- en regiones como Extremadura, Castilla-La Mancha, Navarra, Aragón, Andalucía, Murcia y Cantabria. Asimismo, sigue avanzando en su plan de relanzamiento de energías limpias con la adquisición reciente de tres parques eólicos, con una capacidad instalada total de 117,8 MW: el complejo eólico BaCa (Ballestas y Casetona), en operación, y el parque Puylobo, en fase de construcción.

El plan de inversión de Iberdrola en energías renovables en España prevé la instalación de 3.000 MW nuevos hasta 2022. Hasta 2030, las previsiones de la compañía apuntan a la instalación de 10.000 nuevos MW. Estas actuaciones permitirán la creación de empleo para 20.000 personas.

En España, Iberdrola cuenta con una capacidad instalada de 15.828 MW.