Índice de precios de módulos noviembre 2019: La pieza que falta….

Share

Después de algunas caídas de precios a corto plazo al final del tercer trimestre para reducir rápidamente los inventarios y dejar espacio para nuevos productos, el mercado ha vuelto a la normalidad en gran medida. Los precios de todos los tipos de paneles se han estabilizado: solo los precios de los productos de alta eficiencia y los productos bifaciales han experimentado un ligero repunte, pero esto también puede atribuirse a las fluctuaciones naturales del mercado spot. Además, el mes pasado cambié las clases de rendimiento que estoy siguiendo y, por lo tanto, los límites entre los productos de bajo coste, mainstream y de alta eficiencia – el resultado es que los módulos ligeramente más baratos con 290 W fueron excluidos del precio medio de esta última clase. El límite para los módulos de alta eficiencia es ahora de 295 W, y para los módulos convencionales, de 270 W.

Entonces, ¿qué es lo que nos falta en este mercado ahora saturado? ¿Qué es lo que sigue frenando actualmente la rápida implementación de la transición energética y el rápido cambio a la generación de energía puramente renovable, aparte de una serie de maniobras políticas siempre cambiantes y la negativa de la “Groko” (la Gran Coalición en el Bundestag alemán) a acabar finalmente con el límite de 52 GW en Alemania? Gracias al movimiento de los viernes para el futuro, existe un amplio apoyo entre la población para el uso exclusivo de la energía renovable en un futuro próximo y una voluntad pública en principio de invertir en energías renovables, por ejemplo, mediante la instalación de plantas fotovoltaicas privadas. Por lo tanto, el futuro de la industria fotovoltaica parece seguro. Hasta ahí todo bien, ¿verdad? Lamentablemente, hay un gran problema: la escasez de trabajadores cualificados.

A principios de la década actual, todo seguía funcionando a la perfección; los oficios crecían y prosperaban y se formaban nuevos empleados. Las empresas del sector tradicional de ingeniería eléctrica pasaron al diseño y construcción de plantas fotovoltaicas, y muchos cientos de miles de trabajadores tuvieron un lugar en el sector de la energía renovable. Pero luego vinieron los grandes recortes. La Ley de Energías Renovables en Alemania y los incentivos en muchos otros países europeos fueron reducidos hasta tal punto que la construcción de nuevas plantas simplemente se volvió poco atractiva y los mercados se hundieron. Se produjo una migración masiva de trabajadores cualificados en busca de nuevos campos de trabajo que estuvieran a salvo de los caprichos de los responsables de la formulación de políticas. Las pocas compañías que han permanecido leales a la industria a pesar de todo esto, ahora están tratando desesperadamente de hacer frente a la creciente carga de trabajo con equipos mucho más pequeños.

El camino hacia la recuperación

Algunas empresas que se han recuperado están tratando de atraer de nuevo a sus antiguos empleados – planificadores e instaladores experimentados – a través de condiciones de trabajo y salarios atractivos. Pero otras compañías de industrias menos turbulentas están pagando mejor, y los empleos en esos campos son presumiblemente más seguros. Al menos en Alemania hay una gran escasez de trabajadores y profesionales en el sector fotovoltaico, y muchos pedidos de instalaciones no pueden aceptarse. Según los estudios realizados por la empresa www.installion.eu, los plazos de ejecución de las obras eléctricas han aumentado considerablemente, pasando de una media de dos a tres meses en junio a cinco meses en septiembre. La mayoría de las empresas de instalación ya ni siquiera aceptan pedidos para este año.

Este cuello de botella en la instalación ha provocado el temor de que no se puedan alcanzar los objetivos climáticos en el sector eléctrico. En otros países europeos, la situación no es mucho mejor. Lugares como España y el Reino Unido, que en el pasado han sido mercados esencialmente a gran escala, carecen por completo de la experiencia necesaria para pequeñas instalaciones con almacenamiento y optimización para el consumo in situ. En Francia, tras una larga sequía, la demanda de sistemas pequeños vuelve a ser fuerte, aunque con los mismos problemas que en Alemania. Solo en mercados como Italia y el sudeste de Europa parece haber trabajadores cualificados, pero no son necesarios debido a que el mercado no termina de despegar.

¿Qué hay que hacer para mejorar la situación? Los agentes del mercado deben cuidar de la próxima generación formando ellos mismos a nuevos especialistas. Con este fin, serían útiles las iniciativas educativas y otros apoyos gubernamentales, como las desgravaciones fiscales y las reducciones de las cotizaciones a la seguridad social para las empresas que imparten formación. Pero estas medidas solo pueden ser eficaces a largo plazo. Con el fin de superar el cuello de botella a corto plazo, installion.eu ha desarrollado un curso on-line de formación para electricistas. Al atraer específicamente a electricistas de otros sectores, la joven empresa afirma que ya apoya a un número de eléctricas, fabricantes, mayoristas y grandes empresas de instalación en la adquisición estructurada de instaladores. Los clientes de la compañía pueden contratar electricistas a través de la plataforma para sus próximos proyectos mediante suscripción, la cual puede ser cancelada con un mes de antelación.

Esto ofrece la esperanza de que en el futuro habrá menos proyectos fotovoltaicos prometedores que nunca saldrán del cajón debido a la falta de personal para construirlos.

Martin Schachinger, pvXchange.com