Anese fomenta inversiones privadas en proyectos de eficiencia energética y autoconsumo

Share

pv magazine ha charlado con Javier Martínez Belotto, responsable de financiación sostenible, y Carla Da Silva Craveiro, responsable de comunicación de Anese, acerca de los proyectos que ya gestionan y del lanzamiento de F-PI.

Anese, Asociación nacional de empresas de servicios energéticos, es una plataforma empresarial sin ánimo de lucro que tiene como objetivo estructurar el mercado de los Servicios Energéticos, “un modelo de negocio novedoso y con gran oportunidad de negocio”. Martínez recuerda de memoria que “somos más de 90 socios, de los cuales la gran mayoría son empresas de servicios energéticos (unos 60) y el resto son fabricantes de equipos (tanto iluminación como sistemas de climatización y otros componentes de equipos de eficiencia energética), fondos de inversión (fondos de eficiencia energética que financian este tipo de proyectos) y utilities, entre las que se cuentan Acciona, Axpo, Repsol, …”.

¿Qué son los proyectos de servicios energéticos? “Proyectos destinados a mejorar la eficiencia energética. Pueden consistir en cambiar toda la iluminación de un municipio, o la iluminación y la refrigeración de un centro comercial, por ejemplo. Lo novedoso de Anese, la gran diferencia es que, además del proyecto, las empresas de servicios energéticos que los llevarán a cabo también ofrecen la financiación al cliente final y garantizan los ahorros energéticos por contrato”.

En 2017, Anese publicó los datos recopilados en 2016 para su Observatorio de eficiencia energética. Mercado ESE. “Recogimos los logros de más de 60 empresas de servicios energéticos en España (ESE), no todas miembros de la Asociación, pero que se prestaron a compartir sus datos con Anese, e hicimos con ellos una media ponderada. Las conclusiones ya entonces fueron muy alentadoras: gracias a un proyecto ESE, el ahorro energético ascendía al 35,9%, el ahorro de emisiones al 42,3% y el ahorro económico al 25,7%”.

La duración media de un contrato de servicios energéticos es de 7,6 años. “Ese es el tiempo que se necesita de media para retornar la inversión. Se firma un contrato de operación y mantenimiento y de medida y verificación de los ahorros energéticos, que se van midiendo año a año”.

Eso fue en 2016. “Ahora estamos trabajando en el observatorio de 2019, que se publicará a finales de año y reunirá datos de 2015, 16, 17 y 18 para ver la evolución”. Parece que los resultados positivos aumentan exponencialmente: “Cuando un pequeño municipio se embarca en un proyecto de este tipo, sirve de escaparte para un montón de municipios alrededor hagan lo mismo”. Anese publica la guía de tecnologías para el ahorro energético, donde se recogen numerosos casos de éxito de eficiencia energética que alienta a nuevas empresas a invertir en eficiencia. Y no solo en eficiencia: “Cada vez más, clientes finales demandan a nuestros socios temas relacionados con renovables, concretamente autoconsumo, y también las propias empresas de la Asociación nos preguntan por el Real Decreto de medidas para el autoconsumo”.

Otra plataforma más, podría pensarse. Pues no, porque Anese se centra en proyectos de energías renovables, no grandes parques eólicos o parques solares. “El presupuesto medio por proyecto es de 522.976 €”, nos dice Martínez Belotto. ¿Cómo funciona?

EnerInvest es una plataforma española de financiación de energía sostenible que pone en contacto a promotores e inversores. Ya lleva 3 años y funciona de maravilla. Hemos desarrollado Enerintool, una aplicación web a la que puedes acceder como promotor o como inversor. Los promotores dan de alta su proyecto, por ejemplo, cambiar la iluminación y las calderas de un hotel”. Por otro lado, están los inversores, que rellenan su propio campo: “Quiero invertir en proyectos de 10.000 a 100.000 euros que sean de entidades privadas”. La plataforma cruza la información y envía a ambos los datos de contacto de las empresas que casen con su búsqueda: nombre, dirección de correo, teléfono.

Enerintool también se encarga del asesoramiento técnico, financiero y legal sobre los proyectos, y ofrece recomendaciones sobre los mecanismos de financiación más adecuados en cada caso.

Javier Martínez Belotto, responsable de financiación sostenible de Anese

“Ahora, con el lanzamiento de F-PI (Financing Energy Efficiency using Private Investments) vamos a hacer una evolución de la EnerInvest, iremos más allá: si allí poníamos en contacto a promotores con inversores, ahora buscaremos la financiación directamente para los promotores con el fin de acortar distancia entre promotores e inversores de pequeños proyectos. Además, ofreceremos la due diligence técnica a los proyectos de forma gratuita con el objetivo de reducir los costes de transacción y así agilizar la inversión.

Hay varias posibilidades: “O bien financiaremos pequeños proyectos que ronden los 500.000 euros o ‘sumaremos’ varios para obtener, por ejemplo, 2 millones de euros de financiación. Además, como garantía para los inversores, F-PI revisará los proyectos para los que se solicita financiación”.

En F-PI, Anese trabaja junto con Deloitte, EcoMT y Grup Cerveró, expertos en mecanismos de inversión con sede en Cataluña. “El proyecto está financiado por la Comisión Europea dentro del marco del H2020, y se espera movilizar una inversión total de 30 millones de euros en tres años”.

Entre los principales objetivos de F-PI se cuentan “minimizar el tiempo de maduración del proyecto y los costes de transacción; aumentar la confianza de los inversores; diseñar y aplicar nuevos procedimientos y mecanismos de financiación; y certificar los resultados a través de la implantación de la tecnología Blockchain”.

Las ventajas del proyecto para un promotor no son pocas: “realización de la due diligence técnica; búsqueda de mecanismo de inversión ad hoc para el proyecto de eficiencia energética determinado; creación de masa crítica a través de carteras de proyectos con un volumen de inversión elevado y atractivo para los inversores; apoyo en la estructuración y en el cierre de la operación financiera; y certificación de ahorros energéticos y de toneladas de CO2 reducidas a través de tecnología Blockchain”.

De cara a los inversores, “F-PI les permitirá captar nuevos clientes y fidelizar los clientes actuales. En cuanto a segmentos de mercado, habrá actuaciones específicas diseñadas ad hoc para distintos nichos de mercado (ejemplo: sector hotelero, Administración Pública, comunidades de propietarios, movilidad sostenible, otros). En el área de eficiencia y eficacia: procesos estandarizados diseñados ad hoc para inversión y financiación en soluciones de eficiencia energética (análisis de solvencia del proyecto, matriz de riesgos, otros). También habrá un Data Room para la recopilación y preparación de la documentación estandarizada, y apoyo en la estructuración y en el cierre de la operación financiera”.

Nos queda hablar del Programa Clima. “Es un programa de captación de financiación para proyectos que implementen medidas de eficiencia energética o energías renovables, y que reduzcan emisiones de CO2 desarrollado junto con el Ministerio para la Transición Ecológica”. La Oficina Española de Cambio Climático acordó el pago de 9,7 euros por cada tonelada de CO2 reducida. “En este caso, hacemos de gestores para que los socios de Anese accedan a esa financiación. Cada proyecto inscrito en el Programa recibe financiación durante 4 años. El Ministerio, mediante contrato, se compromete a comprar las toneladas de CO2 evitadas por aquellas instalaciones que implanten medidas de eficiencia energética y energías renovables que sustituyan el uso de combustibles fósiles. Pueden ser instalaciones existentes que se modifiquen o de nueva creación”.

“Queremos luchar contra la falta de información que impide a las pymes controlar su gasto energético”, resume Martínez. “Queremos que nuestros proyectos contribuyan a concienciar a los ciudadanos y empresarios sobre el valor de la eficiencia y ayuden a impulsar un mercado con un enorme potencial que no debemos desaprovechar”.