A final de año estarán operativos los 879 MW renovables que Endesa se adjudicó en las subastas de 2017

Share

Endesa ha presentado este martes unos resultados positivos en el primer trimestre de 2019 que le permiten mostrarse confiada en la consecución de los objetivos comunicados al mercado para este año.

La buena gestión del mercado liberalizado, sumada a la estabilidad del mercado regulado y al esfuerzo de contención de costes, han sido factores clave en la obtención de estos resultados, que se han alcanzado a pesar de las desfavorables condiciones de mercado que han afectado tanto al negocio del gas como al de electricidad.

En particular, se ha producido una significativa caída de la demanda de energía eléctrica como consecuencia de las altas temperaturas del periodo. Por otro lado, se ha registrado un incremento del precio de los derechos de CO2 y una menor disponibilidad de la generación hidráulica y renovable, lo que ha llevado a un incremento del 14% en los precios del mercado mayorista, que han alcanzado los 55 euros/MWh.

En este contexto, “Endesa está haciendo un esfuerzo inversor muy importante en energías renovables y en digitalización para liderar la transición energética”, ha asegurado el CEO de Endesa, José Bogas. “A final de año, estarán operativos los 879 MW renovables que la compañía se adjudicó en las subastas de 2017”.

La evolución de las principales magnitudes económicas de la empresa en el primer trimestre de 2019 ha sido la siguiente:

El EBITDA ha crecido un 5% respecto del mismo periodo del ejercicio anterior gracias a la buena evolución del negocio liberalizado, a la estabilidad del negocio regulado y al esfuerzo de contención de los costes fijos.

– La estrategia de la compañía en el mercado liberalizado le ha permitido incrementar el EBITDA de este negocio en un 14%, hasta situarlo en 365 millones de euros.

– El margen bruto del negocio liberalizado ha aumentado en 42 millones de euros. Este incremento se ha debido fundamentalmente a:

– La mejora de los precios de referencia, que ha compensado con creces el aumento de los costes variables derivados de los mayores precios del CO2 y la reducción de las ventas, que se han visto afectadas por la menor demanda.

– La positiva contribución de la filial de renovables de Endesa, Enel Green Power España (EGPE), como consecuencia principalmente de la consolidación de las instalaciones adquiridas a Gestinver.

– Todo lo anterior ha permitido gestionar el impacto de la caída del negocio del gas, cuyo margen se ha reducido en un 30% durante el periodo por el descenso de las ventas mayoristas y a pesar de que el número de clientes domésticos de la empresa se ha incrementado en un 1%.

– El EBITDA del negocio regulado se ha mantenido estable, situándose en 563 millones de euros, gracias a la mejora del margen en el negocio de distribución (+2%), que incluye ya la contribución de la Empresa Eléctrica de Ceuta, adquirida por Endesa el año pasado. Este incremento ha compensado el descenso del margen que se ha registrado en la generación de los territorios no peninsulares. El EBITDA del negocio regulado representa el 61% del total.

– Además, se ha realizado un gran esfuerzo de contención de costes: la evolución de los gastos fijos de explotación se ha reducido en un 5% en términos ajustados (-2% en términos reportados) en un periodo caracterizado por el fuerte incremento de las inversiones en energías renovables realizadas por la empresa.

La deuda financiera neta ha aumentado debido en parte a las inversiones realizadas para el desarrollo de nuevos parques de generación renovable.

Las inversiones brutas se han situado en 395 millones de euros, con un crecimiento del 100%, debido principalmente al esfuerzo que está realizando la compañía en materia de transformación digital y para el desarrollo de la nueva potencia eólica y fotovoltaica.

En el conjunto del ejercicio, Endesa ha alcanzado unas cuotas de mercado del 22,5% en generación peninsular, del 43,2% en distribución y del 32,9% en ventas de electricidad a clientes del mercado liberalizado.

El número de clientes eléctricos de la empresa en el mercado liberalizado era de 5.782.726 a 31 de marzo, con un aumento del 1% con respecto a la misma fecha de 2018.

En una conferencia con analistas tras la presentación de resultados, Bogas ha expresado que Endesa no descarta estudiar la adquisición de activos que ponga a la venta la portuguesa EDP en la Península Ibérica. En concreto, estaría interesado en las redes de distribución e instalaciones renovables.

EDP anunció a finales de marzo que planea deshacerse de activos en España y Portugal “con exposición al mercado” por un importe de 2.000 millones de euros hasta 2022, pero planea invertir en nuevas instalaciones, de modo que mantendrá estable su potencia instalada en la Península Ibérica. La empresa cuenta con cerca de 2.500 MW de tecnologías limpias en el y piensa invertir 12.000 millones que sumarán 7.000 MW de renovables en todo el mundo.