Aras de los Olmos, primer pueblo español que será independiente energéticamente

Share

Aras de los Olmos es una población valenciana de 380 habitantes que ha decidido generar su propia energía de origen renovable para poder independizarse del sistema eléctrico y solucionar sus problemas de suministro. Los vecinos no conocen una semana sin un corte de luz en sus casas y sus negocios; y, según lamenta el alcalde, Rafa Giménez, ni la Generalitat Valenciana ni Iberdrola han puesto fin al problema.

«Viene y se va, son cortes rápidos, pero estamos acostumbrados. Como alguien que vive en la ciudad y sabe que tiene que esperar en un semáforo para cruzar, fastidia, pero es lo que hay», indica Mari Carmen, la carnicera del pueblo, que sabe de sobra cómo actuar ante uno de estos cortes. «Nos esperamos a que vuelva, nos ponemos de acuerdo entre nosotras -dice señalando a una de sus clientas- porque la báscula no va pero le digo a cuánto está el kilo de la carne y arreglado», recoge la Fundación Desarrollo Sostenible.

El proyecto, que afronta sus últimos trámites, pendiente de concretar financiación y permisos, contempla el uso de varias fuentes de energía para abastecer a los vecinos:

-La fotovoltaica será la principal fuente de generación, y el pueblo dispone de unos terrenos sin uso que albergarían la planta.

-La hidráulica (una minihidráulica de bombeo de agua): el pueblo está junto al cauce de un pequeño río, lo que le permite crear un sistema de dos almacenes de agua a distinta cota, de alrededor de 20 millones de litros, y utilizarlo como almacenamiento de energía.

-La eólica (se instalarían dos generadores pequeños): el pueblo cuenta ya con un parque eólico del Grupo ACS, lo cual muestra que la generación es posible.

-Los recursos ganaderos y forestales se pueden destinar a producir biomasa y una planta de biogás, que liberarán a los ganaderos del problema que tienen con los purines y las basuras que producen los animales.

Aunque la viabilidad del proyecto se verificó hace apenas dos años, este nace muchos antes para, según explica el alcalde, «dar soluciones» a las pequeñas industrias ganaderas y agrícolas cuyos cortes de suministro generan problemas económicos importantes.