El Consejo Europeo de Fabricantes Solares publica un documento de recomendaciones para la Ley de Industria Net Zero

Share

La ESMC ha publicado un documento de recomendaciones sobre la aplicación de la Ley de la Unión Europea sobre la Industria de Neto Cero (NZIA, por su acrónimo en inglés), que el Parlamento Europeo aprobó en abril.

En el documento, “Implementación de la propuesta NZIA para criterios de sostenibilidad, sociales y de resiliencia“, el ESMC acogió con satisfacción la inclusión de criterios no relacionados con el precio en las subastas de módulos solares esbozadas en la ley.

El consejo afirmó que la dependencia de la energía solar europea de un solo país “nos hace muy vulnerables y pone en peligro tanto la seguridad energética como toda la transición verde”. Añadió que toda la cadena de suministro y el ecosistema de fabricación de productos fotovoltaicos solares “debe apuntalarse en Europa en la mayor medida posible”.

Para reforzar la cadena de suministro solar sostenible europea, el documento de la EMSC propone un mecanismo de huella de carbono que se utilice como criterio de adjudicación o elegibilidad, así como la exclusión de países con más del 50% de la cuota de mercado de algunas contrataciones y licitaciones públicas y la prohibición de productos procedentes de países y regiones expuestos a trabajos forzados.

“Con criterios adecuados de resiliencia, sostenibilidad y derechos de los trabajadores, las subastas tienen el potencial de servir como instrumento crucial en la deslocalización de la fabricación solar a Europa”, dijo Vincent Delporte de ESMC, también jefe de asuntos públicos de Holosolis. “Esperamos que este documento pueda servir como un recurso valioso para cualquier persona interesada en los criterios para las subastas de módulos solares fabricados de forma sostenible en Europa, de acuerdo con los objetivos de la NZIA”.

El ESMC afirma que la NZIA debe adoptarse “lo antes posible”, antes de la fecha límite de octubre de 2025 dada por la Comisión Europea, para dar a la industria “un futuro y una visión más predecibles, y aumentar las posibilidades de oportunidades para las empresas”. El Consejo también reclama un diálogo regular entre fabricantes, responsables políticos y Estados miembros -en línea con lo acordado en la Carta Solar Europea- para garantizar que la regulación y la inversión avancen juntas.

En otras partes del documento, el ESMC recomienda que los módulos fotovoltaicos dispongan de códigos de barras únicos, que se muestren en las bases de datos de toda la UE o de los distintos países de la UE, y respalda la implantación de un pasaporte fotovoltaico. El consejo también dice que prevé que “hay que seguir trabajando en la cuestión de la ciberseguridad y la seguridad de los datos”.

Tras señalar que alrededor del 80% de todos los nuevos inversores instalados actualmente en la UE se fabrican en China, el documento afirma que “el Estado chino, en una situación polarizada, podría obligar a los fabricantes chinos de inversores a facilitar los datos sobre los sistemas fotovoltaicos europeos”. Añadía que, en el peor de los casos, un conflicto con China podría hacer que los fabricantes chinos de inversores orquestaran apagones en Europa, lo que requeriría un reinicio total de toda la red eléctrica que podría durar hasta una semana.

Según el ESMC, el problema podría mitigarse adquiriendo inversores de fabricación europea. En agosto de 2023, la encuesta realizada por el consejo a 15 fabricantes europeos de energía fotovoltaica reveló que la producción de módulos solares se redujo de 9 GW a 1 GW en un año.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.