ACTUALIZADO con componentes y precio: Se fabrica en España un generador de hidrógeno sin electrólisis, in situ, a medida y muy económico

Share

 

Todo empezó cuando, hace unas semanas, en pv magazine publicamos una nota informando de un nuevo prototipo español para generar y almacenar hidrógeno in situ a partir de agua para casa y empresas: Atom, un proyecto desarrollado por tres estudiantes españoles, ha resultado ganador del imaginPlanet Challenge de Caixabank y viajará a Silicon Valley durante el mes de julio.

J. A. G. I. escribió entonces a la redacción afirmando que había fabricado “un modelo operativo que supera, con mucho, el de su artículo”. Así, el “veterano técnico e inventor”, como él mismo se denomina, ha compartido con pv magazine el desarrollo de su invención que permite generar hidrógeno a partir de agua, sin electrólisis. Fe de ello da el certificado de concesión de modelo de utilidad por parte de la Oficina Española de Patentes y Marcas, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, fechada en julio de este mismo año.

“Hasta ahora, la forma más habitual de obtener hidrógeno es por electrólisis del agua. Sin embargo, este proceso implica un consumo eléctrico importante que hace que no resulte interesante desde el punto de vista económico”, explica el creador. El generador de su invención se constituye a partir de un primer depósito presurizado en el que se introducen agua, ferrosilicio y hidróxido de sodio. El depósito se alimenta de aire a presión a través de un compresor, que necesita una toma eléctrica, con un consumo 20 W. Este descarga el aire a presión en la zona inferior del depósito, y es el aire el que provoca la reacción entre los diferentes componentes químicos y genera el hidrógeno. “Entonces, el hidrógeno generado sale por la zona alta del primer depósito para ser introducido en un depósito igualmente presurizado, relleno de agua, de manera que se alimenta al depósito de agua por su zona inferior, y este atraviesa en sentido ascendente el volumen de agua, que recoge las posibles impurezas que el hidrógeno pudiera haber arrastrado y sale por la zona alta del mismo”, explica el autor del prototipo. Finalmente, el depósito de limpieza alimenta a través de una conducción superior a un depósito de almenaje. El depósito está dotado con contactos cerrados, válvula de seguridad y un conducto de salida asistido por una electroválvula.

 

Vista del invento, que cuenta con certificado de concesión de modelo de utilidad de la Oficina Española de Patentes y Marcas.
Imagen: J. A. G. I.

 

“En la actualidad estoy terminando un modelo con depósito de 220 litros a 1 kg/cm cuadrado y un caudal de 30 litros por minuto. Este puede generar calefacción, agua caliente y electricidad para una vivienda o una pequeña empresa”, explica el inventor, y añade que la cosa no termina ahí, pues ya he realizado el diseño de “un modelo de grandes producciones que trabajará a 750 Kg /cm2. Este modelo puede abastecer una central térmica, barco portacontenedores, o una central de abastecimiento”.

Entre las ventajas del dispositivo: el hidrógeno se produce en el lugar de consumo, por lo que desaparece el transporte, solo necesita un grifo de aporte de agua. “Se puede hacer a medida para generar el consumo de un camión de transporte, o el que se necesite”. Su autor afirma que el aparato construido actualmente cuenta con 3 depósitos, “el primero, de reacción; el segundo, de lavado; y el tercero, de almacén para el hidrógeno de 220 litros, a 1 bar o kg/centímetro cuadrado”. Así, es capaz de generar la energía equivalente a un litro de gasolina –30 Mjulios u 8,333333 kW– por 0,0111515 euros (sin incluir, obviamente, el precio del dispositivo).

En concreto, “el prototipo del vídeo (abajo) usa 100 gramos de ferrosilicio y 100 gramos de hidróxido de sodio, que reacciona con 5 litros de agua. Como se ha mencionado, cada litro de gasolina genera 8,333333 kW, pero un litro de agua tiene 3 veces más energía en hidrógeno, o sea 25 kW de energía por cada litro. En este caso usamos 5 litros, lo que supone un total de 125 kW”, explica el inventor, y añade: “El precio de los componentes es el siguiente: 1000 kg de ferrosilicio  cuestan unos 1000 euros, y 1000 kg de sosa cáustica, otros 1000 euros como máximo. El precio de 100 gramos de cada uno son 0,10 euros –en total, 0,20 euros–. Esto, dividido entre 5 litros de agua es igual a 0,04, que, si se divide entre 3 –como se ha dicho, un litro de agua tiene 3 veces más energía en hidrógeno que un litro de gasolina– , resulta en 0,011 euros; sin contar el aporte de energía del ferrosilicio y la sosa cáustica”. Resumiendo, con los datos del autor, con una inversión actual de 0,011 euros (sin contar el precio del agua) se genera la misma energía que con un litro de gasolina.

 

Primera prueba con compresión,  con solo dos depósitos: el de generación y el de lavado, sin medidas de seguridad aún.

*El artículo fue actualizado el 29 de junio para especificar que los dos elementos químicos utilizados en el primer tanque son ferrosilicio y hidróxido de sodio.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.