Bosch presenta una pila de combustible estacionaria compatible con hidrógeno

Share

La empresa alemana Bosch ha desarrollado un sistema de pila de combustible de óxido sólido (SOFC) para aplicaciones comerciales e industriales y está preparando un aumento de la producción en 2024. El sistema SOFC puede funcionar con gas natural, biometano, hidrógeno o diferentes mezclas, con una eficiencia eléctrica de más del 60% y una eficiencia global de más del 85%.

«Nuestro sistema SOFC se utiliza principalmente para producir energía eléctrica, pero también puede producir energía térmica a niveles de temperatura que pueden utilizarse para la calefacción o la refrigeración», dijo Marcus Spickermann, vicepresidente senior de pilas de combustible de óxido sólido (SOFC) de Bosch, a pv magazine. «En estos momentos estamos llevando a cabo varios proyectos piloto, y nos estamos preparando para la entrada en el mercado en 2024, cuando empezaremos con un volumen de producción anual de 200 MW al año».

Las máquinas prototipo actuales tienen una potencia objetivo de 10 kW de suministro eléctrico. También producen hasta 3 kW de energía térmica.

«Actualmente estamos planeando aumentar la capacidad del sistema, ya que nuestro plan es ofrecer el dispositivo principalmente en el segmento comercial e industrial», dijo Spickermann.

Las unidades modulares de SOFC pueden combinarse en una cascada o cluster que forme un sistema de suministro de energía descentralizado y están diseñadas como dispositivos conectados que forman parte del Internet de las Cosas. En el futuro, será posible conectar los clusters de SOFC a centrales eléctricas virtuales que alcancen altas capacidades de potencia en el rango de los megavatios.

«Cuando estas máquinas están conectadas entre sí, y la red eléctrica falla, su capacidad de recuperación tiene un valor que muchos inversores pueden reconocer con gusto», dijo Wayne-Daniel Kern, vicepresidente de SOFC en Bosch, a pv magazine.

La unidad de pila de combustible también produce energía térmica a niveles de temperatura que pueden utilizarse para calefacción o refrigeración.

«El calor que sale del sistema tiene una temperatura de unos 200 grados centígrados, un nivel óptimo para reutilizarlo para calentar edificios o reconvertirlo en refrigeración para casos de uso en centros de datos», dijo Kern. «Este calor puede ser un eficiente suministro adicional al sistema de suministro de calor existente en un edificio». Las máquinas están destinadas principalmente a producir electricidad, pero el aprovechamiento del suministro de calor ayuda a reducir los costes de propiedad».

Cuando se lance la producción comercial, el producto podrá tener un plazo de amortización de entre cinco y seis años, por lo que en ese momento será muy atractivo, dijo Kern. Bosch pretende producir las unidades de pila de combustible a gran escala.

«No nos dirigimos a un nicho de mercado, sino que somos una empresa de fabricación en serie», dijo Kern. «Sabemos cómo industrializar y producir miles de máquinas».

En Alemania, Bosch ya opera unas 50 instalaciones piloto de SOFC en sus propios centros de Bamberg, Homburg, Renningen, Salzgitter, Schwieberdingen, Stuttgart-Feuerbach y Wernau. Sus primeros pilotos están funcionando en instalaciones de clientes como Stadtwerke Bamberg. Esta unidad SOFC suministra energía a los alrededores y el calor se utiliza en una panadería cercana.

Como preparación para el aumento de la producción en 2024, se llevarán a cabo otros proyectos piloto para demostrar las capacidades de las unidades de SOFC. La empresa desarrollará una serie de productos que satisfagan los requisitos del cliente en diferentes escenarios de uso, como edificios, aplicaciones industriales, sistemas de suministro de energía distribuida (microrredes) y centros de datos.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.