La cadena de suministro mundial de la energía solar, en cuestión

Share

 

Desde la azotea del edificio de recepción, se tiene una buena vista de la fábrica de la fase 4a en el ala derecha. «Es la más reciente», dice Kevin He, que trabaja en las relaciones con los inversores del productor de silicio Daqo New Energy. A la izquierda, el vídeo muestra lo que se supone que será la fábrica de la fase 4b. La primera consiste en gran medida en tuberías, tubos, recipientes y todo lo que uno imagina que es la gran industria. En la segunda solo se ven grúas. La fábrica de la fase 4b es todavía una obra en construcción y se espera que esté totalmente equipada a finales de año, explica Kevin He. La semana pasada, la empresa invitó a los analistas a visitar las instalaciones y publicó un vídeo de 90 minutos sobre la visita.

El vídeo es instructivo para cualquiera que quiera aprender sobre la producción moderna de silicio y no tenga la oportunidad de visitar una fábrica de este tipo. Sin embargo, ni Kevin He ni nadie en el vídeo mencionan el problema: las acusaciones de que en la región china de Xinjiang se realizan trabajos forzados. De hecho, el Financial Times describió la gira como una «encantadora ofensiva.»

 

 

Pisos verdes y ambiente de gran industria. No se ven muchos trabajadores en el vídeo de Daqo. Esos cuatro de la derecha están empezando a recoger el silicio que se ha cristalizado en el recipiente. Imagen: captura de pantalla, vídeo de Daqo

 

Sin embargo, el director general de Daqo, Longgen Zhang, comentó el asunto en un comunicado de prensa sobre la visita: «Como hemos dicho en repetidas ocasiones, no aprobamos el uso de trabajos forzados bajo ninguna circunstancia».

En el vídeo, la cámara, acompañada de una suave música de fondo, se desplaza por unas escaleras vacías hasta una sala de control equipada con una impresionante pared de pantallas. El grupo entra en un autobús que recorre las instalaciones y luego entra en la planta de la fábrica con los hornos. Suelo verde, paredes blancas, muchas tuberías y tecnología, sin apenas empleados. Esta es la impresión. «Nuestros visitantes pudieron comprobar que nuestro proceso químico, altamente automatizado, digitalizado y con un uso intensivo de la tecnología, no favorece el empleo de mano de obra no cualificada», explica Longgen Zhang en el comunicado de prensa.

Evidentemente, no es posible demostrar que el trabajo forzoso no existe con una visita a la empresa, por lo que no es de extrañar que la discusión continúe por varios lados.

Pocos días después de la visita a la fábrica, el Centro Helena Kennedy de la Universidad Sheffield Hallam de Reino Unido publicó un informe que contiene lo que probablemente sea la colección más detallada de enlaces a documentos oficiales relacionados con muchos de los conocidos fabricantes de silicio y polisilicio de grado solar con sede en Xinjiang.

Los autores del informe afirman que la información demuestra los claros vínculos entre las empresas solares ubicadas en Xinjiang y los trabajos forzados. El principal argumento de los investigadores es que el gobierno regional ha atraído a muchos fabricantes de polisilicio mediante la concesión de una serie de incentivos fiscales y económicos desde 2015. Los fabricantes que invierten en la región tienen pocas oportunidades de evitar los programas del gobierno local conocidos como «exceso de mano de obra» y «transferencia de mano de obra» que involucran a las minorías indígenas uigures y kazajas, afirma el informe. Estos programas, añade, incluyen prácticas de trabajo forzado.

«Después de 2016, momento en el que empezó a surgir el sistema de campos, las empresas que ‘absorbían a los trabajadores excedentes’ para que trabajaran en sus instalaciones recibían importantes incentivos, entre los que se incluían subvenciones para el coste de la construcción de nuevas fábricas, el transporte hasta la costa de los productos elaborados en ellas, la formación de los nuevos reclutas laborales (incluida la formación en lengua china), el transporte de los nuevos trabajadores y los salarios de los mismos», afirman los investigadores. Hablan de un impacto generalizado de las transferencias de mano de obra de Xinjiang en toda la cadena de suministro solar.

En cuanto a Daqo, la publicación de Sheffield solo concluye del folleto del IPO que «puede indicar que la empresa haga uso de transferencias de mano de obra patrocinadas por el Estado en sus propias instalaciones, ya que ‘colocación’ es un término que el gobierno central y los gobiernos regionales y locales de Xinjiang utilizan a veces para las transferencias de mano de obra». Esto no es, obviamente, ninguna prueba.

 

De los Países Bajos a la UE

Las acusaciones de trabajo forzado en la industria solar china se convirtieron en un tema importante en los Países Bajos cuando la ministra holandesa de Comercio Exterior y Cooperación al Desarrollo, Sigrid Kaad, trató el asunto el 18 de mayo, respondiendo a las preguntas presentadas en el Parlamento en abril por miembros del partido de centro-derecha Apelación Demócrata Cristiana (CDA), el Partido Laborista (PvdA) y el partido verde GroenLinks.

Kaad citó un informe de Horizon Advisory, con sede en EE. UU., utilizado a menudo como fuente para apoyar las acusaciones, pero dijo que el gobierno no tenía hasta ahora pruebas suficientes para verificar la validez de la información proporcionada por el estudio.

La ministra no excluyó la posibilidad de que se hayan concedido subvenciones a proyectos solares basados en paneles fotovoltaicos cuya producción podría proceder de una cadena de suministro que podría haber implicado trabajos forzados de los uigur. Kaad declaró que los requisitos actuales de los programas de subvención de los Países Bajos para la energía solar y renovable no exigen que las empresas investiguen o certifiquen toda la cadena de suministro de un producto.

«También plantearé la cuestión durante el Consejo de Comercio Exterior del 20 de mayo de 2021», dijo Kaad, y añadió que también había tratado el asunto con el ministro francés delegado de Comercio Exterior y Atractivo Económico, Franck Riestener, y con el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders.

 

La ley de la cadena de suministro en Alemania

En Alemania, la ley está evolucionando claramente en la dirección de hacer a las empresas más responsables de su cadena de suministro. Una semana antes, el servicio científico del Bundestag alemán, que se supone que proporciona a los diputados información independiente, ya había publicado un documento de 128 páginas sobre las implicaciones legales de la situación de Xingjiang para las empresas alemanas. Aunque no encuentra «indicios explícitos de una intención de destrucción física-biológica», sí ve «una intención de destrucción social» respecto a la población uigur.

Esto es especialmente explosivo en Alemania, ya que el Bundestag está a punto de votar una ley sobre la cadena de suministro según la cual las empresas podrían enfrentarse a multas si incumplen sus «obligaciones de due dilligence en materia de derechos humanos». Si no pueden contrarrestar los «riesgos para los derechos humanos dentro de su cadena de suministro» de ninguna otra manera, podrían tener que poner fin a las relaciones comerciales con determinados proveedores. Incluso no se puede descartar la responsabilidad penal de los empleados de la empresa, afirma el documento.

En este sentido, es probable que el final de la discusión esté muy lejos y el impacto en la cadena de suministro fotovoltaica apenas puede evaluarse en la actualidad. La mera existencia del riesgo de que se violen los derechos humanos es relevante para las empresas a la hora de administrar su cadena de suministro, incluso si no hay pruebas de violaciones de los derechos humanos por parte de un proveedor individual.

Por eso no es de extrañar que, como informa el Financial Times, los directivos de Daqo tengan previsto solicitar una auditoría independiente de terceros.

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.