20 GW a 2030 y 30 GW a 2050, y 400 MW de autoconsumo en 2030, las metas del Gobierno para el almacenamiento

Share

 

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), la Estrategia de Almacenamiento Energético, lo que permitirá respaldar el despliegue de energías renovables. Según el Gobierno, la estrategia es “clave para garantizar la seguridad de suministro y precios más bajos de la energía”.

El documento aprobado hoy ve la luz tras superar el trámite de consulta pública al que fue sometido el pasado mes de octubre, y contempla disponer de una capacidad total de unos 20 GW en el año 2030, contando con los 8,3 GW de almacenamiento disponible a día de hoy, y de unos 30 GW de almacenamiento en 2050. Ambas capacidades consideran tanto almacenamiento a gran escala como distribuido, que serán aportadas por diversos sistemas, tanto diarios como estacionales. La capacidad adicional de almacenamiento detrás del contador (behind the meter) establece un mínimo de 400 MW en 2030.

La Estrategia incluye 10 líneas de acción y 66 medidas que abordan aspectos como la participación del almacenamiento en el sistema energético, la economía circular o las comunidades energéticas para generar espacios de participación ciudadana; el impulso del hidrógeno renovable, el desarrollo de nuevos modelos de negocio como la segunda vida de baterías, la formación de profesionales para profundizar en la Transición Justa, el aprovechamiento del almacenamiento como base para el desarrollo tecnológico en las islas y zonas aisladas, el impulso a la  I+D+i, promoviendo el empleo, o la eliminación de barreras administrativas para facilitar iniciativas y proyectos.

“Esta Estrategia nos coloca al frente de lo que se está haciendo en Europa. España es una isla energética, lo que nos obliga a tener que adelantarnos para cumplir nuestro compromiso con la neutralidad climática”, ha señalado la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Según el Ministerio, el almacenamiento contribuye a la gestión de las redes eléctricas, fomenta la participación de la ciudadanía en el cambio de modelo energético y permite una mayor competencia e integración en el mercado eléctrico. Además, contribuye a la generación de empleo, la recuperación económica, el fortalecimiento de la industria nacional, el desarrollo de la I+D+i y a la mejora de las oportunidades en las zonas de Transición Justa.

El documento identifica un amplio abanico de tecnologías de almacenamiento, y destaca el hidrógeno renovable.

Retos regulatorios y económicos

El Miteco reconoce que, actualmente, existe cierta dificultad inherente para las instalaciones de almacenamiento a la hora de participar en los mercados de electricidad, «lo cual podría dificultar su rentabilidad». Entre los retos más destacados que define la estrategia, se cuentan los regulatorios y de mercado y los económicos y de moldeo de negocio. «Hay que considerar la adaptación de la legislación actual al almacenamiento, y permitir el acceso a mercados de las tecnologías de almacenamiento. En este sentido, se evaluarán otros posibles servicios que puede proporcionar el almacenamiento, como los de control de tensión y arranque (black start), así como la forma en que el almacenamiento (y otros recursos distribuidos) podrían dar servicios de flexibilidad a los operadores de la red de distribución», dice el documento.

En cuanto a la estructura de los mercados y señales de precio, se afirma que el desarrollo e integración de los mercados locales de electricidad constituye un reto y una necesidad en el proceso de la transición energética, donde el almacenamiento puede jugar un papel fundamental. Estos mercados de instalaciones de producción renovable y de consumo en las redes de distribución (gestión del consumo, instalaciones de producción en los edificios, baterías, gestión de la carga del vehículo eléctrico, etc.) permitirían a los usuarios beneficiarse de mejores precios de mercado debido a su flexibilidad y gestión, favoreciendo la integración de las energías renovables y empoderamiento de las y los consumidores.

Otro aspecto destacable es cómo lograr rentabilidad del almacenamiento en las condiciones de mercado actuales.

«Determinadas tecnologías aún no son rentables para ciertos perfiles de consumidores. Sin embargo, los beneficios del almacenamiento en el medio y el largo plazo generarán una riqueza económica y medioambiental que, con mucho, superará las diferencias de rentabilidad actuales. Es el caso de algunas de las instalaciones detrás del contador (behind- the-meter), como las baterías, que será necesario fomentar en desarrollos de modelos de negocio que faciliten su penetración (programas piloto, programas de ayudas, etc.), asociadas con comunidades energéticas, con hibridación de tecnologías, por ejemplo, fotovoltaica con baterías. Como ejemplo, existen diversas referencias a nivel europeo de virtual power plants (grupo de instalaciones generadoras distribuidas que permiten que sistemas de almacenamiento participen en distintos mercados o cumpliendo varias funciones simultáneamente, controladas colectivamente) que muestran que podría ser un modelo de negocio a explorar, para lo cual se analizará si se requieren cambios en el actual marco normativo».

La estrategia plantea también incentivar la financiación de los sistemas de almacenamiento: «Se trabajará en desarrollar medidas que incentiven el desarrollo de la cadena de valor industrial y la inversión en este tipo de sistemas en el mercado, hasta que los sistemas de almacenamiento sean económicamente rentables y maduros».

Hace aproximadamente un año, tuvo lugar en Madrid un encuentro centrado en los retos y perspectivas para el desarrollo de almacenamiento de energía en el mercado ibérico como facilitador de la transición energética, organizado por AFRY Management Consulting. Allí se habló de cómo dar soporte legal a la cuestión del almacenamiento.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.