FRV instala seis baterías Tesla Megapack en un proyecto de almacenamiento en Reino Unido

Share

Fotowatio Renewable Ventures (FRV), empresa de origen español que fue adquirida por el grupo árabe Abdul Latif Jameel Energy and Environmental Services en 2015, ha anunciado, junto con el promotor de proyectos de energía renovable de Reino Unido Harmony Energy, la puesta en marcha su primer proyecto de almacenamiento de energía a través de baterías en Holes Bay, Reino Unido.

El proyecto emplea seis baterías Tesla Megapack que, a través de iones de litio, permiten el almacenamiento energético para instalaciones a gran escala. Las baterías Megapack tienen una capacidad de 15 MWh y están conectadas a la red de distribución de Southern Electric Power.

Según afirman las compañías en un comunicado, “el proyecto proporciona la capacidad de almacenar energía de fuentes renovables y dota al sistema de la red nacional del Reino Unido de la flexibilidad necesaria para cubrir los momentos de mayor demanda y reducir la dependencia de los combustibles fósiles”, y “funcionará con el software Autobidder de Tesla, que usa la tecnología más vanguardista y la inteligencia artificial (IA)”.

Felipe Hernández, Director General de Ingeniería y Gestión de Activos de FRV, afirma que “la bahía de Holes será el primer proyecto de una cartera estratégica de almacenamiento de energía que FRV llevará a cabo a nivel mundial. Nos complace unirnos a Harmony Energy en este proyecto que demuestra la viabilidad económica y técnica del sistema de almacenamiento de energía de baterías, al tiempo que apoya el desarrollo del programa estratégico de energía sostenible del Reino Unido”.

El plan a futuro de FRV incluye inversiones a largo plazo en proyectos de almacenamiento de energía con baterías, y “ya estamos colaborando con los gobiernos, reguladores y socios de todo el mundo para sentar las bases de un nuevo modelo energético. El almacenamiento de energía juega un papel central y crítico para realizar plenamente el poder de la energía renovable, y FRV reconoce el valor de esta tecnología como un elemento clave para lograr una sociedad descarbonizada”, concluye Hernández.