Alemania elimina finalmente el límite solar de 52 GW

Share

La industria solar tuvo que esperar y temblar durante más de ocho meses, pero la eliminación del límite de 52 GW de la EEG ya es, por fin, oficial.

El 26 de septiembre de 2019, el Gobierno alemán prometió eliminar el límite de 52 GW de la Ley alemana de Energías Renovables (EEG) cuando presentó su paquete climático. Siguieron meses de nerviosismo para la industria solar a medida que se acercaba cada vez más a la marca y el Gobierno Federal seguía sin actuar. A finales de mayo, según las últimas cifras de la Agencia Federal de Redes, ya se habían añadido 50,88 GW de capacidad fotovoltaica. Esto implicaba que, cuando se alcanzare la marca de 52 GW, el subsidio solar para todos los sistemas fotovoltaicos caería a cero. Y esto probablemente habría sido el caso en los meses de verano.

Este viernes, es decir, el 3 de julio de 2020, se ha producido el cambio: el Consejo Federal aprobó la Ley de Energía para la Construcción (Gebäudeenergiegesetz), que contempla la abolición del tope de 52 GW, así como las nuevas normas sobre la distancia mínima entre los parques eólicos y las zonas residenciales. El Gobierno Federal se basará en esta ley para implementar estos cambios en la EEG antes del receso parlamentario de verano.

La Asociación de la Industria Solar Alemana (BSW-Solar) expresó su alivio. “Estamos contentos de que se haya podido evitar un dramático retroceso en el último minuto y queremos agradecer a todos los seguidores”, explicó el director general, Carsten Körnig. Según una rápida encuesta realizada por la asociación, la decisión asegura la supervivencia de, al menos, el 31% de las empresas fotovoltaicas en Alemania.

Sin embargo, el ritmo de expansión de la energía fotovoltaica debe ahora triplicarse a corto plazo. Según BSW-Solar, se necesitan unos 10 GW de capacidad fotovoltaica por año para alcanzar los objetivos climáticos y una participación del 65% de las energías renovables en el mix del país para 2030. Junto con las instalaciones de almacenamiento y el hidrógeno verde, esto podría compensar la pérdida de capacidad en las centrales nucleares y de carbón.

BSW-Solar presentó recientemente una hoja de ruta de 7 puntos para acelerar la expansión de la energía fotovoltaica en Alemania en la era “Post-límite”. Además de la introducción de precios mínimos de CO2, se contempla la eliminación del llamado “impuesto solar”, es decir, el impuesto que contempla la EEG sobre el autoconsumo de energía solar. “Las condiciones injustas de inversión, como los precios demasiado bajos de los derechos de contaminación por CO2 con una carga simultánea para los operadores de plantas solares con el ‘impuesto al sol’, prolongan artificialmente la dependencia de la energía fotovoltaica de los subsidios”, continuó Körnig.