La nueva alianza Solar Europe Now reclama más energía fotovoltaica en el Acuerdo Verde Europeo

Share

La crisis climática y la necesidad de una recuperación económica por la crisis sanitaria están empujando a muchos actores de la industria solar a reaccionar a nivel nacional, pero también a nivel europeo. La pasada semana, más de 100 empresas e institutos de investigación pertenecientes a toda la cadena de valor de la industria solar europea fundaron la alianza Solar Europe Now. Entre los miembros de la iniciativa, se cuenta el Ministerio de Ciencia de España, CENEr, l compañía Aurinka, la plataforma Fotoplat o UNEF. Juntos, abogan por un mayor reconocimiento e inclusión del sector fotovoltaico en el Acuerdo Verde de la Unión Europea (UE), y se comprometen a trabajar junto con los responsables europeos de la toma de decisiones para impulsar la capacidad de producción fotovoltaica en Europa.

Todos los escenarios energéticos desarrollados por la UE con el objetivo de cumplir los objetivos climáticos para 2050 prevén un papel clave para la energía solar, dice la alianza. Sin embargo, el sector no se menciona en la hoja de ruta de las autoridades de la UE para promover la transformación de los sistemas energéticos en los próximos años. Si bien el documento reconoce que las energías renovables desempeñan un papel decisivo en la eliminación gradual de la generación de energía a partir del carbón y en la descarbonización de Europa, la energía solar sigue sin mencionarse específicamente «a diferencia de la energía eólica marina, que se considera un motor importante», señala la alianza.

La Europa solar lamenta ahora la falta de apoyo a la investigación y el desarrollo. «El crecimiento de la energía fotovoltaica es considerable: cubrirá el 15% de la demanda total de electricidad de la UE para 2030, cinco veces más que su actual proporción de energías renovables. Este progreso es posible gracias a los centros de investigación europeos dedicados al desarrollo de soluciones industriales de vanguardia a lo largo de la cadena de valor fotovoltaica», explica Armor, que es miembro de la alianza.

Al estimular la I+D, la UE no solo reforzaría la soberanía industrial europea frente a China y consolidaría el liderazgo de las tecnologías estratégicas, sino que también daría una señal positiva a la industria.

«El volumen de negocios anual de la industria fotovoltaica europea se estima actualmente en 5.000 millones de euros. La fuerte capacidad de crecimiento económico y de creación de empleo del sector justifica la fijación de objetivos ambiciosos en los planes de recuperación industrial posteriores a la crisis, por un importe de 4.000 millones de euros solo para Francia», añade Armor.

Por consiguiente, los miembros de Solar Europe Now piden a las instituciones europeas que tengan más en cuenta el valor estratégico de la energía fotovoltaica en las futuras iniciativas sobre el clima, la investigación y la innovación y las iniciativas de financiación sostenible.

«Un mercado tan dinámico es la base para la reactivación de la industria europea de fabricación de productos solares y la creación de más de 100.000 puestos de trabajo a lo largo de la cadena de valor», dice el director del Instituto Fotovoltaico de la Isla de Francia (IPVF), creador de la inicitaiva, Roch Drozdowski-Strehl. En su opinión, es esencial desarrollar un marco político y financiero para impulsar la capacidad de producción fotovoltaica de Europa. «El Acuerdo Verde Europeo ofrece la oportunidad de desarrollar actividades sostenibles y de gran densidad de empleo en los ámbitos de las tecnologías de baja emisión, compensando así las reducciones de empleo en el sector de los combustibles fósiles y en los procesos de gran densidad de carbono. Es esencial que desarrollemos una política adecuada y un marco de financiación para impulsar la capacidad de producción fotovoltaica en Europa», concluye.