España no participa en el plan para apoyar el I+D de baterías en Europa que contará con 3.200 millones de euros de ayudas

Share

Bruselas aprobó el lunes el “primer gran proyecto paneuropeo” para que seis países liderados por Alemania y Francia (Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Polonia, Finlandia y Suecia) apoyen la investigación sobre baterías de iones de litio en todo el continente, para lo cual han acordado aportar hasta 3.200 millones de euros. 

Las principales áreas de interés incluirán la extracción y el procesamiento de materias primas, la creación de materiales químicos avanzados, el diseño de células y módulos, la integración de sistemas y el reciclaje de baterías, lo cual podría ayudar a romper el liderazgo de Asia.

Los proyectos de investigación tienen por objeto apoyar el desarrollo de baterías innovadoras y sostenibles de electrolitos líquidos y de estado sólido, con especial atención a la seguridad y al medio ambiente. Los participantes tratarán de facilitar el desarrollo de baterías de mayor duración que carguen más rápidamente que los productos actuales.Está previsto que la iniciativa concluya en el año 2031, aunque los subproyectos se completarán en diferentes plazos, según la Comisión Europea.

Se prevé que estas ayudas movilicen hasta 5.000 millones de euros más en capital privado.

”La producción de baterías en Europa es de interés estratégico para nuestra economía y nuestra sociedad debido a su potencial en términos de movilidad y energía limpia, creación de empleo, sostenibilidad y competitividad”, dijo Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva cuyo nuevo cargo le encarga la creación de una Europa adecuada para la era digital.

Aumento de la demanda

La aprobación de la ayuda estatal garantizará el buen desarrollo de los proyectos, dijo Vestager. Como proyecto importante de interés común europeo, la iniciativa, que la Comisión calificó de “ambiciosa y arriesgada”, tendrá como objetivo “ir más allá de la innovación de vanguardia” a lo largo de toda la cadena de valor de las baterías, creando al mismo tiempo sólidas asociaciones industriales y acelerando la innovación de los laboratorios al mercado”.

Los nuevos proyectos, que siguen al lanzamiento de la Alianza Europea de Baterías a finales de 2017, contarán con la participación de 17 participantes industriales que trabajarán con más de 70 socios externos. Juntos, intentarán desarrollar tecnologías innovadoras y políticas de apoyo para garantizar que la UE se beneficie del aumento de la demanda de baterías.

“La cadena de valor de las pilas es una cadena de valor estratégica para el futuro de Europa, en particular con respecto a la movilidad limpia y de bajas emisiones”, concluyó la Comisión, señalando que la UE debe aumentar la inversión y la innovación para crear una estrategia global de política industrial. “Se generarán efectos indirectos positivos en toda Europa. En última instancia, todas estas actividades contribuirán al desarrollo de un ecosistema en el sector de las baterías en la UE”.

Por Brian Publicover