La columna de UNEF: Cataluña vuelve a brillar de la mano de la energía fotovoltaica

Share

Sin embargo, en ámbito de autoconsumo, este año 2019 Cataluña ha experimentado un crecimiento enorme, no sólo en el sector PYMEs, sino también a nivel doméstico. Algo que ha sido posible gracias a la eliminación del llamado “Impuesto al Sol” y de las demás barreras administrativas hace ahora un año. Así, según los datos de finales de septiembre de 2019, Cataluña cuenta con un total de 966 instalaciones de autoconsumo, que suman una potencia total de 15 MW, cifra que irá rápidamente en aumento a medida que se vaya incorporando las nuevas instalaciones y las que se están adaptando al nuevo marco normativo.

Tras estos buenos resultados, Cataluña cierra el año con otra noticia positiva en el terreno legislativo, que contribuirá de forma importante para promover el desarrollo eólico y fotovoltaico: el Decreto Ley aprobado recientemente por el Govern. Una normativa que elimina barreras existentes e introduce importantes cambios regulatorios en favor del desarrollo de la energía fotovoltaica, tanto en su vertiente de grandes proyectos, como en autoconsumo, y de las energías renovables en general. 

La eliminación de la limitación de hectáreas para los parques fotovoltaicos, elemento definido por el Decreto Ley aprobado, así como el establecimiento de un procedimiento único de autorización de los proyectos sobre suelo que incluye el análisis ambiental, urbanístico, energético, territorial, paisajístico y patrimonial, agilizarán la tramitación de los proyectos y facilitarán su implementación.

Además, las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico sobre cubierta, independientemente de su tamaño, se tramitarán ante el ayuntamiento mediante comunicación previa y no se requerirá licencia de obras, medidas que contribuyen a simplificar la tramitación administrativa.

La aprobación de esta nueva normativa, que está en línea con la declaración de emergencia climática emitida por el Gobierno y el Parlament de Cataluña, representa una gran noticia de cara al futuro de la región, pues la energía fotovoltaica y el autoconsumo desempeñan un papel central para el cumplimiento de los objetivos fijados a nivel autonómico para la próxima década. 

En esta línea, uno de los objetivos establecidos por la Ley de Cambio Climático, aprobada por el Parlament en 2017, es que, en el año 2030, las tecnologías de generación de electricidad a partir de energías renovables cubran la mitad de la demanda eléctrica de Cataluña. Una meta en la que la energía fotovoltaica está llamada, ahora más que nunca, a desempeñar un papel fundamental. Un objetivo claro y ambicioso para el que la colaboración de la administración local a nivel autonómico y de ayuntamiento es fundamental y, en este sentido, en Cataluña las instituciones han mostrado un fuerte compromiso.

Así, gracias a este importante hito regulatorio, y después de 10 años de parálisis, Cataluña tiene ahora la oportunidad de volver a brillar de la mano de la fotovoltaica, además de ser una comunidad referente en el cumplimiento de los objetivos marcados a nivel nacional para la próxima década. 

Desde el sector fotovoltaico, seguiremos trabajando para que la revisión de la Estrategia SOLARCAT, que se realizará en 2020, esté en línea con los principios de la transición energética, del fomento del autoconsumo y de la implantación de fotovoltaica en Cataluña. 

Por Manel Romero, delegado de UNEF en Cataluña

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.