La columna de UNEF- COP25: Time for action, time for solar

Share

La consecuencia principal de las altas concentraciones de carbono en la atmósfera es el aumento de la temperatura del planeta, tanto la atmosférica como la de los océanos, causante, entre otros, de un deshielo de las capas polares sin precedentes. De hecho, la última vez que la atmósfera contenía tanto carbono como ahora (hace más de tres millones de años), el nivel global del mar era varios metros más alto y la Antártida no estaba cubierta de hielo, sino de bosques.

La capacidad de las emisiones de gases de efecto invernadero para afectar las condiciones de vida en nuestro planeta ya fue advertida por la comunidad científica en la primera conferencia mundial sobre el clima celebrada en Ginebra en 1979. En esta conferencia, los científicos ya alertaron sobre la necesidad de llevar a cabo acciones urgentes para reducir las emisiones.

Desde entonces, el cambio climático ha ido ganando relevancia a nivel político y social. En 1992 se creó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) a través de la cual se firmaron el Protocolo de Kyoto en 1997 o el Acuerdo de París en 2015. Este último, compromete a las Partes de la Convención (196 países más la Unión Europea) a contener el aumento de la temperatura global para final de siglo a 2°C, haciendo esfuerzos para que no supere los 1,5°C.

Sin embargo, en paralelo a la firma de estos acuerdos y protocolos, las emisiones de gases de efecto invernadero no solo no han disminuido, sino que se han incrementado año tras año. De hecho, en las últimas décadas, cuando ya se tenía constancia de la existencia del cambio climático, se han producido aproximadamente el 50% de las emisiones generadas por el hombre, en lo que se conoce como la Gran Aceleración. 

Las consecuencias de este aumento de las emisiones de carbono, que eran advertidas por la ciencia hace 40 años, son ya innegables para el público general. Para los españoles, el cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta el mundo, según una encuesta realizada por el Instituto Elcano este 2019. De entre toda la sociedad, son los jóvenes los más conscientes de esta realidad, uniéndose por todo el mundo en movimientos como Fridays For Future para reclamar acciones concretas a los líderes políticos y a las empresas.

España, como parte del área mediterránea, será además uno de los países que más sufre las consecuencias del cambio climático. El Observatorio de la Sostenibilidad estima que el aumento de la temperatura media en nuestro país ha alcanzado ya 1,6°C, cuando la media del aumento de la temperatura del planeta se sitúa entre 0,8-1°C. Según la Agencia Española de Meteorología, el verano dura hoy en día 5 semanas más que hace solo 40 años, lo que se deja notar en sequías más duraderas y en mayor frecuencia e intensidad de efectos climatológicos adversos, como inundaciones.

En este contexto de crisis climática, tendrá lugar en Madrid del próximo 2 al 13 de diciembre la 25 Conferencia de las Partes (COP) de la CNMUCC, bajo la Presidencia de Chile con el apoyo del Gobierno de España. La COP es el órgano de decisión de la CMNUCC y el foro en el que se toman las decisiones políticas al más alto nivel internacional en la lucha contra el cambio climático. La Conferencia contará con dos áreas: 

  • Zona Azul, administrada por Naciones Unidas, en la que se celebrarán las sesiones de negociación multilateral y en la que España tendrá un espacio propio para la realización de eventos.
  • Zona Verde, destinada a la participación de los actores de la sociedad civil como ONGs, empresas y otras entidades. La programación se complementará con diferentes eventos dirigidos al público en general y la sociedad civil por toda la ciudad de Madrid. 

La celebración de la COP25 es una gran oportunidad para aumentar la ambición en la lucha contra el cambio climático. Desde UNEF, estaremos presentes en este encuentro organizando diferentes actividades y eventos para extender la visión de la fotovoltaica como tecnología clave para la reducción de emisiones. En estos eventos resaltaremos el papel de liderazgo de la energía solar fotovoltaica en la descarbonización mediante la participación de ponentes nacionales e internacionales de primer nivel.

La fotovoltaica es una solución de implementación rápida, económicamente competitiva tanto para aplicaciones de generación de electricidad a gran escala como en instalaciones más pequeñas de autoconsumo que permiten aumentar el acceso a electricidad a comunidades que aún no lo tienen. 

Además, la fotovoltaica tiene un gran potencial para contribuir a la descarbonización de otros sectores, por ejemplo, el transporte, combinada con soluciones de movilidad eléctrica. También puede contribuir a reducir la huella de carbono de la actividad agroalimentaria, mediante el bombeo solar o instalaciones de agrivoltaica, en las que se combina producción agrícola con producción eléctrica. 

El cambio climático es sin duda el mayor desafío de nuestro tiempo, pero la buena noticia es que aún está abierta la ventana de oportunidad para actuar. Es el momento de pasar a la acción. It’s time for action, time for solar. 

Por Alejandro Labanda, Director de Estudios, Unión Española Fotovoltaica (UNEF)