España albergará en diciembre la COP25 tras la renuncia de Chile

Share

La secretaría de la Organización de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, con sede en Bonn, anunció el pasado viernes la decisión de celebrar en Madrid la próxima cumbre del clima después de que Chile renunciara por su situación interna y España se ofreciera como alternativa.

“Nos complace anunciar que la Mesa de la COP ha acordado que la COP25 tendrá lugar del 2 al 13 de diciembre en Madrid, España”, publicó en Twitter la secretaria Ejecutiva de la agencia, Patricia Espinosa.

Tras conocerse la decisión, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, afirmó en en el mismo medio que  se trataba de una “excelente noticia” y que España trabaja “desde ya” para garantizar el desarrollo de la COP25.

La cumbre COP25 reunirá hasta 25.000 personas y exige de la coordinación de las administraciones, además de ser un reto de logística y de seguridad que debe afrontarse en tan solo cuatro semanas, frente al año que se suele dedicar a prepara un evento de esta magnitud.

España trabaja “codo con codo” con el equipo chileno para que la cumbre pueda celebrarse con total normalidad, según ha afirmado la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien agradeció a su colega chilena, Carolina Schmidt, “la confianza” en el Gobierno español para celebrarla y añadió que para España supone “un privilegio” respaldar la acción global contra el cambio climático. 

La cumbre durará hasta el 13 de diciembre y exige buscar dos espacios contiguos, uno para las reuniones y negociaciones oficiales de los representantes de las delegaciones de unos 200 países, y otro para los eventos paralelos de ONG o de grupos de científicos.

El reciento ferial de Madrid, Ifema, prevé destinar 80.000 metros cuadrados -el 40% de su capacidad- para la cumbre del clima, la primera de esta categoría que organiza España.

El objetivo principal de la COP25 será preparar el terreno para que los países presenten contribuciones de lucha contra el cambio climático en el marco del Acuerdo de París más ambiciosas que las actuales, a comienzos de 2020, según fuentes del Gobierno.

La activista sueca de 16 años, Greta Thunberg, ha pedido en Twitter a sus seguidores colaboración para poder asistir a la cita. Al igual que cuando intentó llegar a Estados Unidos, Thunberg se niega a subir a un avión por considerarlo un medio emisor de gases contaminantes.

“Como la COP25 se ha trasladado oficialmente de Santiago a Madrid, necesitaré ayuda. Resulta que he viajado por todo el mundo por el camino equivocado. Ahora necesito encontrar una manera de cruzar el Atlántico en noviembre. Si alguien pudiera ayudarme con el transporte, estaría muy agradecida”, escribió en su cuenta la promotora de Viernes por el futuro.

Teresa Ribera respondió ofreciéndole ayuda para llegar a la cumbre. La traducción de su mensaje sería: “Querida Greta, sería genial tenerte aquí en Madrid. Has hecho un largo viaje y nos ayudas a todos a generar preocupación, abrir mentes y mejorar la acción. Nos encantaría ayudarte a cruzar el Atlántico de regreso. Abierta a ponerme en contacto para hacerlo posible”.

Chile asumió la presidencia de la actual cumbre -que sigue manteniendo- y su organización después de la renuncia de Brasil con la llegada del Gobierno de Jair Bolsonaro. Para su preparación ha contado con aproximadamente un año. La COP26 se celebrará en Glasgow (Escocia, Reino Unido).