Miniserie: mujeres en el trabajo

Share

De la edición de agosto de  pv magazine

La industria de la energía solar ofrece grandes promesas. Una promesa de aire más limpio, costos fijos de electricidad, creación de empleo, crecimiento económico, seguridad energética, estructuras descentralizadas y acceso a la energía para quienes más lo necesitan. La promesa de abordar lo que muchos consideran el mayor desafío de nuestro tiempo: el cambio climático global.

Un suministro energético transformado apoya la creación de un mundo más justo y sostenible, donde las generaciones futuras puedan seguir prosperando. Y la industria de la energía solar fotovoltaica está a la vanguardia de esta transformación. De los 11 millones de puestos de trabajo en el sector de las energías renovables en 2018, se estima que 3,6 millones de puestos de trabajo proceden de la industria solar fotovoltaica.

El sexto informe anual de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) sobre Energía Renovable y Empleo, publicado a principios de este año, encontró que las mujeres representan actualmente el 32% de la fuerza laboral en el sector de las energías renovables, cifra significativamente mayor que el 22% reportado en la industria mundial del petróleo y el gas. Del mismo modo, las encuestas nacionales de The Solar Foundation muestran que las mujeres representaban el 26% de la mano de obra de la industria solar de Estados Unidos en 2018, lo que supone un aumento con respecto al 19% de 2013, y una representación mucho mayor que el 13% de la industria del petróleo y el gas del país.

Sin embargo, no hace falta más que asistir a una feria mundial de energía solar para identificar el reto al que se enfrenta nuestra industria en relación con la igualdad de género en la fuerza laboral. En 2019, varios grupos de la industria han arrojado luz sobre la disparidad que existe con los informes recientemente publicados, adaptados específicamente al género y la igualdad.

El IRENA’s Renewable Energy: A Gender Perspective program de IRENA encuestó a aproximadamente 1.500 hombres, mujeres y organizaciones de 144 países en todos los roles en el sector de energía renovable. Las respuestas mostraron que solo el 40% de los hombres, frente al 75% de las mujeres, percibían la existencia de barreras relacionadas con el género. Al examinar los obstáculos el ascenso de la mujer, los encuestados encontraron que el techo de cristal era el factor más importante. Además, los hombres representaban al menos el 75% de los miembros de la junta directiva en casi la mitad de todas las empresas privadas participantes.

La Fundación Solar y la Asociación de Industrias de Energía Solar (Solar Foundation and Solar Energy Industries Association, SEIA) publicaron el Estudio de Diversidad de la Industria Solar 2019 de Estados Unidos, una encuesta realizada a unas 300 empresas solares. Encontró que casi todos los puestos de nivel ejecutivo están compuestos por hombres (80%) blancos (88%). El informe demostró además una gran discrepancia salarial, con una diferencia salarial del 26% entre hombres y mujeres, y las mujeres que trabajan en el sector de la energía solar ganan 74 centavos de dólar por día para los hombres. El salario medio era de 29,19 dólares para los hombres y solo 21,62 dólares para las mujeres. Poco más de un tercio de las empresas de energía solar hicieron un seguimiento formal de la demografía y diversidad de los empleados, con un 45% sin seguimiento, y un 19% marcó el “no sabe o no contesta”.

Cambios en marcha

Este año también ha marcado la acción de la industria en la promoción del género, la diversidad y la inclusión en la fuerza laboral. SEIA y The Solar Foundation lanzaron recientemente una Guía de Buenas Prácticas de Diversidad para la Industria Solar. La guía proporciona un enfoque estratégico con áreas de enfoque clave para ayudar a las empresas a mejorar.

«Los líderes de alto nivel deben hacer oír su voz sobre la diversidad, establecer objetivos mensurables y hacer que el personal se responsabilice de alcanzar estos objetivos», dice Andrea Luecke, presidenta y directora ejecutiva de The Solar Foundation. «Para una empresa de energía solar, comienza fijando objetivos y continúa desarrollando procesos inclusivos, desde el reclutamiento y la contratación hasta las revisiones de rendimiento y el desarrollo de la fuerza laboral».

Sunrun afirma ser la primera empresa solar en lograr una paridad salarial del 100%. «La remuneración justa e igualitaria para todos los géneros y razas es un derecho humano fundamental e integrante del ethos de Sunrun», dijo su director general, Lynn Jurich. Sunrun ha desarrollado otros programas para promover la diversidad y la inclusión en el lugar de trabajo, tales como grupos de afinidad y el compromiso de representación de grupos diversos en todos los niveles de la compañía.

En mayo, SEIA lanzó un Desafío de Diversidad para animar a sus miembros y a la industria energética en general a hacer de la diversidad y la inclusión una parte esencial de la cultura de la empresa. El esfuerzo incluye la presencia en los medios sociales mediante el uso del hashtag #DiversityChallenge y también anima a las empresas a asumir el compromiso de CEO Action for Diversity and Inclusion.

«No podemos seguir excluyendo y limitando el talento de grupos de personas extremadamente capaces del lugar de trabajo profesional», dijo Abigail Ross Hopper, CEO de SEIA. «Tenemos la responsabilidad de tener en cuenta nuestras propias acciones y preguntarnos si estamos haciendo lo suficiente».

Si bien parece que se vislumbran avances en el horizonte, aún queda mucho por hacer para abordar la desigualdad y los desequilibrios de género en la industria de la energía solar fotovoltaica. Los esfuerzos para mitigar las barreras de entrada y el techo de cristal pueden ser implementados para apoyar a una fuerza laboral más representativa. Las políticas y objetivos de diversidad, las prácticas de contratación, los horarios de trabajo flexibles, las oportunidades de tutoría y establecimiento de contactos, y el acceso a la educación y la formación, pueden apoyar diversas perspectivas en nuestra fuerza laboral. Y los datos muestran que vale la pena.

En el informe de McKinsey & Company, Delivering through Diversity, publicado el año pasado, la consultora evaluó la rentabilidad (margen EBIT) y la creación de valor (margen de beneficios económicos) de más de 1.000 empresas en 12 países para encontrar una correlación entre la diversidad en el liderazgo y el rendimiento financiero. Según el estudio, las empresas que se encuentran en el cuartil superior de diversidad de género en los equipos ejecutivos tienen un 21% más de probabilidades de superar la rentabilidad y un 27% más de tener una cadena de valor superior.

La transición hacia la igualdad de género representa una gran oportunidad para la industria. IRENA estima que los empleos en el sector podrían aumentar de 11 millones en 2018 a 29 millones en 2050, y la organización ha descubierto que el sector de las energías renovables atrae a las mujeres de una manera que la industria de los combustibles fósiles no lo hace. La industria fotovoltaica ha desbaratado y sigue desbaratando las estructuras de poder existentes en todo el mundo. Y la integración de la perspectiva de género es muy prometedora para que el mercado continúe su liderazgo en la transformación.

Erica Johnson

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.