La columna de UNEF: Las energías renovables en Marruecos

Share

Muchas veces desde España no se mira a Marruecos con la misma decisión que hacia otros mercados a la hora de establecer nuevos negocios, pero en el campo de las energías renovables, esto ha de cambiar.

Nuestros vecinos del sur han apostado por la descarbonización de su mix eléctrico y pretenden invertir cuarenta mil millones de dólares durante los próximos 15 años en esta aventura. Tres cuartas partes de los cuales irán destinados a la inversión en energías renovables.

Dentro de los muchos aspectos en común que compartimos con Marruecos, uno destaca por encima de todo en el sector energético: la alta dependencia energética. En el caso del reino alauita, la dependencia energética es de más del 90%. La unión de esta dependencia junto al creciente incremento en el consumo energético hizo que las autoridades marroquíes se plantearon hace casi una década trabajar por lograr una mayor y más limpia autosuficiencia energética. Estos planes pasaban principalmente por un incremento de la presencia de energías renovables en su mix de generación.

En cuestión de cifras, Marruecos se comprometió a que, en 2020 el 42% de su energía eléctrica procediera de fuentes renovables (14% solar, 14% eólica y 14% hidráulica) si bien actualizaron esa cifra para, en un objetivo más ambicioso a largo plazo, esa cifra alcanzara el 52% (20% solar, 20% eólica y 12% hidráulica).

Por el momento, parece que Marruecos va en la senda de cumplir con dichos objetivos pues, según hizo público el ministro marroquí de Energía hace unos días, en 2018 las energías renovables suministraron ya el 35% de las necesidades eléctricas de todo el año.

El mejor ejemplo real de estas iniciativas lo tenemos en el complejo solar NOOR ya operativo en su mayoría. Este proyecto incluye en su entorno tanto energía termosolar como fotovoltaica y en el que participan, entre otras, empresas españolas como TSK o ACCIONA. Está previsto que, una vez finalizado, suministre electricidad a cerca de un millón de hogares marroquíes.

No olvidemos además que los planes de desarrollo de energías renovables en Marruecos van acompañados de la instalación de instalaciones de backupy de un refuerzo de las interconexiones eléctricas. Ya se plantea la tercera conexión con España y una primera con Portugal. Es importante mencionar que Marruecos importa el 17% de sus necesidades eléctricas de España

A los grandes desarrollos proyectados por el gobierno marroquí, hemos de tener en cuenta también dos nichos de negocio que pueden ser muy relevantes y suponer interesantes oportunidades de negocio para las empresas españolas del sector fotovoltaico: el autoconsumo y la desalación mediante energía solar fotovoltaica.

La intención desde la administración marroquí es que, en 2030, el autoconsumo alcance una potencia instalada en Marruecos de 3 GW de modo que se pudiera lograr el abastecimiento de cerca de 3,5 millones de hogares.

A la oportunidad del autoconsumo se suma otra por la cual varios organismos marroquíes ya han manifestado su interés en tecnología española: La desalación mediante energía solar fotovoltaica aprovechando la bajada de precio de la tecnología en los últimos años y la necesidad de recurso hídrico en Marruecos.

Si antes hablamos de dos elementos clave en el sector energético marroquí, la dependencia externa y la previsión de mayor consumo, no hemos de olvidar que Marruecos cuenta con un activo importantísimo: el recurso solar. De hecho, el PV Grid Parity Monitor de junio de 2017, indicaba que Marruecos, junto con algunos proyectos de Honduras, era el primer mercado que alcanzaba la paridad de red gracias al elevado recurso solar de que dispone Marruecos en muchas de sus regiones.

Viendo las buenas perspectivas del sector en Marruecos, es de destacar también que cada vez más organismos financieros están apoyando la financiación de proyectos de energías renovables. Así, tanto organismos nacionales como el FIEM, organismos internacionales como el GIZ alemán o la AFD francesa, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo y los mismos bancos locales han financiado diversos proyectos de energías renovables favoreciendo el desarrollo de los planes que se han comentado.

Para finalizar, es importante mencionar que en la actualidad se encuentra abierta hasta el 25 de febrero la convocatoria del Programa de Cooperación Tecnológica Bilateral Hispano-Marroquí INNO-ESPAMAROC ENERGY. En esta iniciativa, el CDTI en España e IRESEN en Marruecos financiarán a las industrias de ambos países que formen parte de consorcios bilaterales en el marco de proyectos de I+D en los sectores de las energías renovables, almacenamiento y distribución de energía, Smart Grids, Smart Cities y movilidad sostenible, entre otros.

 

Javier Rubio, Associates Manager & International Coordinator, UNEF