Empresas españolas en LatAm: Acciona

Share

Acciona Energía informó este jueves de que había culminado en diciembre de 2018 el montaje de la planta fotovoltaica Puerto Libertad en el desierto de Sonora (México), una instalación de 404,57 MWp de potencia, que es la mayor planta renovable nunca construida por la compañía.

Acciona Energía ha construido esta instalación en la modalidad de llave en mano para el consorcio propietario de la misma, participado al 50% por la compañía y por Tuto Energy (grupo Biofields). Con una  inversión total prevista de 349 millones de dólares (303 millones de euros al cambio actual), la planta Puerto Libertad se pondrá en marcha a lo largo del primer cuatrimestre de 2019.

Puerto Libertad consta de 1.222.800 paneles de silicio policristalino instalados sobre 1.496 estructuras de seguimiento horizontal, con una superficie de captación solar de 2,4 km2 (equivalente a 333 campos de fútbol profesionales).  Está ubicada en el municipio del mismo nombre, junto a la costa del Mar de Cortés, en el golfo de Baja California, a unos 200 kilómetros al noroeste de Hermosillo, capital del estado de Sonora.

La planta producirá anualmente unos 963 GWh de energía, capaces de atender la demanda eléctrica de 583.000 hogares mexicanos

La construcción de la planta ha dado trabajo a una media de 600 personas con picos de actividad en los que se han alcanzado los 1.300 trabajadores. En la fase de operación, dará empleo estable a 38 personas.

Acciona Energía pasa a disponer de 1.144 MW totales en propiedad instalados en México. Según informa la empresa, actualmente está construyendo plantas fotovoltaicas en otros dos países -Egipto y Ucrania-, que le permitirán superar los 1.000 MWp totales en propiedad en 2019.

Este jueves se conoció que la multinacional de origen español había cerrado su fábrica de paneles fotovoltaicos en Portugal al ser imposible su viabilidad económicafrente al competitivo entorno del mercado, dominado por fabricantes chinos.

La noticia se produjo tras cumplir Acciona el acuerdo con el municipio de Moura por el que se comprometía a mantener la fábrica en funcionamiento durante 10 años, o hasta 2018, y con más de 100 trabajadores.