Acciona cierra su fábrica de paneles en Portugal

Share

Acciona ha cerrado su planta de fabricación de paneles solares en Moura, Portugal, al ser imposible su viabilidad económica frente al competitivo entorno del mercado, dominado por fabricantes chinos.

En unas declaraciones enviadas a pv magazine, un portavoz de la empresa con sede en Madrid ha confimado cuanto había sido revelado por diferentes artículos en la prensa portuguesa. La empresa ha comunicado verbalmente la decisión a los trabajadores el 7 de enero de 2019, así como a las autoridades nacionales y locales. “A partir de ahora, se abre un periodo de conversaciones con los representantes sindicales de los empleados para definir las condiciones concretas en que se producirá su salida,” afirma la empresa. “Acciona agradece el clima de colaboración alcanzado en estos años con las autoridades nacionales y locales, el compromiso demostrado por todos los empleados de la planta, y lamenta que el contexto fotovoltaico mundial –ya no hay prácticamente plantas de fabricación de paneles fotovoltaicos en Europa– obligue a tomar esta decisión, no esperada cuando en 2008 arrancamos con este proyecto,” añadió el portavoz.

La empresa afirmó también haber cumplido plenamente todos sus compromisos con las autoridades nacionales y locales, manteniendo la actividad de la planta durante 10 años con una media de más de 100 empleados, a través de dos tecnólogos que la han gestionado de forma consecutiva. “El último de ellos anunció el 10 de septiembre de 2018 –siete días después de que la UE decidiera eliminar los aranceles a la importación de paneles procedentes de China– que concluía definitivamente su actividad en Moura y que trasladaría su producción a plantas en Asia,” explicó también el representante de la empresa. El último técnologo al que se refiere la empresa es el productor chino Jinko. “Hemos tratado de negociar a lo largo del año pasado la entrada de un tercer tecnólogo, sin resultado alguno, dada la evolución del sector a escala global, y a la vista de ello no ha quedado otra opción que proceder al cierre de la planta,” agregó.

El periódico portugués Jornal de Negocios escribe que el proyecto de la fábrica se hizo con una inversión de 10 millones de euros y que fue una de las contrapartidas del proyecto de construcción de la Central Solar Fotovoltaica de Amareleja, en el municipio de Moura. “Después de haber comprado la empresa que había sido creada por la Cámara de Moura para construir y gestionar la central, Acciona construyó la fábrica y, en el marco de un acuerdo con el municipio, se comprometió a mantenerla en funcionamiento durante 10 años, o hasta 2018, y con más de 100 trabajadores,” se puede leer en el artículo.