La UE quiere aprovecha la industria energética para reforzar el euro frente al dólar

Share

En su discurso sobre el Estado de la Unión de septiembre, el Presidente de la UE, Jean-Claude Junker, afirmó lo “absurdo” que resulta que Europa pague el 80 % de sus facturas de importación de energía, que ascienden a unos 300.000.000 de euros anuales, en dólares estadounidenses, cuando solo el 2 % de las importaciones proceden de Estados Unidos.

“Por ello, antes de que finalice el año, la Comisión presentará iniciativas para reforzar el papel internacional del euro”, declaró, y añadió: “El euro debe convertirse en el rostro y el instrumento de una Europa nueva y más soberana”.

Los comentarios de Junker se hicieron antes del Consejo Europeo y de la Cumbre del Euro, prevista para los días 13 y 14 de diciembre.

El Comisario Miguel Arias Cañete pronunció el pasado día 5 de diciembre otro discurso sobre el papel internacional del euro en el ámbito de la energía, en el que afirmó que la UE ha adoptado una recomendación “para promover un uso más amplio del euro en los acuerdos y transacciones internacionales en materia de energía”.

El euro, que cumplirá 20 años en 2019, es estable, se utiliza ampliamente y se ha convertido en la segunda moneda de reserva del mundo, pero sigue estando “infrautilizado” y podría desempeñar un papel mucho más importante.

“La Unión Europea es el mayor importador de energía del mundo: alrededor del 90 % del petróleo y alrededor del 70 % del gas que necesita son importados. La mayor parte de las importaciones de energía proviene de Rusia (34 %), Oriente Medio y África (33 % entre los dos) y Noruega (20 %)”, dijo Cañete.

Continuó diciendo: “Nuestra factura anual de importación de energía asciende a 300.000.000 de euros…. alrededor del 85 % se paga en dólares estadounidenses, mientras que la participación de EE. UU. en las importaciones es actualmente de solo el 2 %. Esto significa que la gran mayoría de los contratos a largo plazo de estas importaciones de energía no están denominados en euros. Es evidente que esto no es sostenible y no refleja el papel que el euro debería desempeñar en todo el mundo”.

La importancia de Irán

El tema es particularmente pertinente después de la repetición de las sanciones a Irán por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a principios de este año.

En su discurso del día 5 de diciembre, Cañete dijo que “el papel dominante del dólar estadounidense tiene importantes implicaciones para las empresas europeas”. Es decir, están abiertos a los riesgos de tipo de cambio, mientras que el “predominio de las operaciones basadas en dólares estadounidenses significa que las recientes acciones unilaterales de terceros países, junto con la disminución del apoyo a las normas internacionales basadas en la gobernanza y el comercio, pueden impedir o, al menos, dificultar el comercio de energía”.

Afirmó que el fortalecimiento del papel internacional del euro contribuiría a reducir los riesgos.

Los planes para Irán de muchas empresas solares se vieron en peligro tras la decisión, a pesar de un estatuto de bloqueo de la UE.

Por su parte la UE hizo efectivo el 7 de agosto he llamado “estatuto de bloqueo”, una serie de medidas para limitar el impacto de las sanciones estadounidenses a Irán en las empresas europeas, abriéndoles la puerta a reclamar compensaciones por daños y perjuicios y proteger a los europeos que hagan negocios con la República Islámica. La Comisión Europea señaló en su momento que “[…] las sanciones estadounidenses no quedarán sin efecto. Por lo tanto, tenemos el deber, la Comisión y la Unión Europea, de hacer lo que podamos para proteger a nuestras empresas europeas, especialmente a las PYMES”.

Todas las grandes empresas que manejan transacciones en dólares estadounidenses tendrán que salir de Irán, dijo a pv magazine un portavoz de un importante productor europeo independiente de energía (IPP), quien habló con la condición de que se mantenga el anonimato.

Añadieron que solo podrían quedarse las pequeñas empresas sin intereses comerciales en Estados Unidos y sin transacciones en dólares. Incluso para estas empresas, será fundamental que la UE garantice unos canales de financiación seguros.

James Watson, que hasta hace poco era director general de la asociación europea de energía fotovoltaica SolarPower Europe, coincidió en que las medidas de la UE tendrían efectos limitados. Dijo a pv magazine que creía que la mayoría de las empresas europeas con operaciones en Irán venderían sus activos.

Además, estimó que los daños financieros en la pérdida de oportunidades incurrida por las empresas europeas de energía solar se sitúan en torno a varios cientos de millones de euros, aunque añadió que se trataba de una primera estimación aproximada.

Por otro lado, Europa Press avanzó ayer que la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, espera que el llamado vehículo especial para facilitar las transacciones comerciales legítimas de la Unión Europea con Irán esquivando las sanciones que Estados Unidos ha reintroducido contra Teherán tras dar por roto el acuerdo nuclear esté creado “en las próximas semanas, antes de final de año”.

Tres recomendaciones

En general, la UE ha hecho tres propuestas concretas para lograr su objetivo:

  • La mayor utilización del euro en los acuerdos internacionales e instrumentos no vinculantes relacionados con la energía. La Comisión llamará sistemáticamente la atención de los Estados miembros sobre la utilización del euro como parte de su papel en el marco de la Decisión relativa a los Acuerdos Intergubernamentales (AIG) adoptada en 2017;
  • La mayor utilización del euro en las transacciones relacionadas con la energía; y
  • La mayor utilización del euro por parte de las empresas que prestan servicios financieros para proyectos y transacciones relacionados con la energía.