El autoconsumo y la escolarización ayudaron a la fotovoltaica distribuida a afrontar el reto de la curva de pato durante la crisis de Covid-19

Share

Un equipo de investigadores de las universidades de Newcastle y Heriot-Watt, en el Reino Unido, ha analizado los efectos del trabajo en casa y la educación en el hogar durante los cierres provocados por la pandemia de Covid-19 en el consumo eléctrico de los propietarios de viviendas equipadas con sistemas fotovoltaicos y baterías, y ha descubierto que consiguieron ahorros sustanciales.

En el estudio “Remote work might unlock solar PV’s potential of cracking the ‘Duck Curve’” (El trabajo remoto podría desbloquear el potencial de la energía solar fotovoltaica para romper la ‘curva del pato'”), publicado en Applied Energy, los científicos afirman que investigaron en particular cómo la energía solar distribuida más el almacenamiento ayudaban a mitigar la llamada curva del pato.

“El objetivo de este estudio era comprender los cambios iniciales en el comportamiento durante el inicio del bloqueo, observar la atenuación de estos cambios a medida que se levantaban las restricciones y, a continuación, examinar el retorno a prácticas más convencionales al salir del bloqueo, explorando la posibilidad de que algunos cambios se conviertan en duraderos”, explicaron.

Su análisis tuvo en cuenta, en concreto, el rendimiento energético de 100 viviendas que utilizan energía solar y almacenamiento en el suroeste del Reino Unido en el periodo comprendido entre abril y agosto de 2020.

“De las 100 casas, 46 contaban con baterías Sonnen Eco 9.43, y el resto con baterías Sonnen Hybrid 9.53, donde el tamaño de la energía solar fotovoltaica era de 1,71-4,86 kW, y el tamaño de la batería era de 2,5 kW o 3,3 kW”, especificaron los académicos. “La distribución incluía 56 viviendas unifamiliares, 12 casas adosadas, tres casas a media terraza y seis casas a final de terraza”.

El equipo de investigación descubrió que el autoconsumo de electricidad fotovoltaica aumentó hasta un 7,6% y la dependencia de la electricidad de la red disminuyó entre un 24 y un 25% durante el periodo analizado.

“El notable aumento del consumo de electricidad fotovoltaica por la mañana y por la tarde coincidió con los largos periodos de trabajo desde casa y de escolarización desde casa”, añade el estudio. “Aunque este patrón redujo el consumo energético nocturno, dio lugar a un aumento general de la demanda de electricidad durante el cierre”.

El estudio también señala que, una vez finalizada la crisis del Covid-19, los consumidores volvieron a sus pautas de consumo anteriores, alineándose con los niveles previos al Covid-19. También se subrayaba la necesidad de fomentar las prácticas de consumo doméstico como forma de ayudar a los recursos solares distribuidos a mitigar el reto de la curva de pato.

“Para mejorar la solidez y aplicabilidad de nuestras conclusiones, los investigadores podrían centrarse en futuros estudios a gran escala que abarquen diversas regiones geográficas y perfiles demográficos”, concluyen los autores, refiriéndose a la futura orientación de su trabajo.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

Luz verde a 125 MW de Ignis y construcción de 85,74 MW de Acciona en la Comunitat Valenciana
17 julio 2024 Ignis ha obtenido la autorización administrativa de construcción de Limonero Solar, 125 MW; y Acciona Energía construye los proyectos Ayora I, II y II...