2021 no es el año de las renovables pero tienen luz verde a largo plazo

Share

El informe publicado recientemente por Goldman Sachs “Renovables y otras empresas que invierten para el futuro” anuncia una recuperación cíclica en Europa gracias a las vacunaciones masivas de la población, aunque indica que algunos problemas estructurales, como la escasez de empresas de fuerte crecimiento, podrían reaparecer tras el repunte y señala a las renovables como las empresas que se desmarcan de esa tendencia.

La crisis ha permitido a los gobiernos aumentar su gasto y dirigir los fondos hacia sus ambiciones de carbono neto cero, por lo que es probable, señala el informe, que las empresas expuestas a la transición energética experimenten un crecimiento sin precedentes en las próximas décadas.

La crisis del COVID dejará una deuda gubernamental y empresarial elevada. Es probable que la falta de empresas «de crecimiento» persista en Europa. “Una de las razones de la falta de crecimiento es la falta de inversión. En Europa no hay nuevas inversiones: todo el gasto de capital (CAPEX) se destina al mantenimiento. En otras palabras, hay más depreciación que CAPEX total. Incluso antes de la crisis, las empresas apenas compensaban la disminución del valor del capital a medida que se utilizaba. El gasto en I+D tiende a ser mucho más estable”, asegura Peter Oppenheimer, Estratega Jefe Global de Cartera y uno de los autores del informe.

2021 no es el año de las renovables

El año pasado las acciones que invierten en el denominado tema verde tuvieron un rendimiento estelar, pero recientemente han tenido un rendimiento inferior, indica el informe. Si 2020 fue el año de las renovables, 2021 no lo es.

Las empresas de energías renovables han tenido un comienzo de año decepcionante. La cesta europea de empresas de energías renovables de Goldman ha bajado un 20% desde su máximo. “En lo que va de año, la inversión en esta cesta habría proporcionado la menor rentabilidad de nuestras 65 cestas subsectoriales en Europa” explica el estratega de cartera de Goldman Sachs Guillaume Jaisson.

En Europa, las empresas de energías renovables obtuvieron resultados mixtos. “Algunas empresas han sido incluso revisadas a la baja por el consenso: dadas las elevadas expectativas que se habían fijado. Las sorpresas negativas en la temporada de resultados del primer trimestre incluyeron daños inesperados en los cables de Orsted, la pérdida de beneficios de Vestas y Scatec, la emisión de acciones de Neoen y la reducción de las previsiones de beneficios de Siemens Gamesa debido a los aplazamientos en la recepción de pedidos y los retrasos en la ejecución de proyectos. Además, en varias convocatorias de resultados la dirección y los inversores señalaron el riesgo de inflación de costes”, especifica Jaisson.

Luz verde a largo plazo

A pesar del comportamiento débil esperamos que de aquí a 2030, el mercado de las energías renovables podría duplicar su tamaño. En consecuencia, Goldman Sachs apunta a que las empresas expuestas a la transición energética probablemente experimentarán un crecimiento sin precedentes en las próximas décadas. “Unos marcos normativos atractivos, unas innovaciones tecnológicas y financieras creativas y unos flujos constantes hacia los fondos ESG podrían ayudar a impulsar el rendimiento de los antiguos favoritos del mercado. Los valores de energías limpias empiezan a parecer de nuevo un buen valor”.

De hecho, en 2050, calculan, las energías renovables podrían alcanzar el 80%-90% como porcentaje de la generación total de energía para la UE, y el resto se cubriría mediante baterías, hidrógeno y captura y almacenamiento de carbono.

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.