Análisis: Resultados iniciales de la subasta de energía solar+almacenamiento de Portugal

Share

El Gobierno portugués ha revelado los resultados preliminares de la segunda subasta solar de la nación. Asignó 670 MW de capacidad solar, en lugar de 700 MW, como se había previsto inicialmente, y la subasta obtuvo la oferta más baja del mundo para un proyecto fotovoltaico a gran escala, a 0,01114 euros / kWh.

El comunicado de prensa del Gobierno contenía información incompleta sobre el resultado final, pero dejaba una cosa clara: las subastas solares a gran escala que incluyen almacenamiento son cada vez más sofisticadas. Pero también están ayudando a reducir los costos de la tecnología solar fotovoltaica, a la vez que establecen un punto de referencia para futuros ejercicios de adquisición en todo el mundo, en particular para los sistemas de energía con limitaciones en la red.

Capacidad de la red

«En la subasta portuguesa, los promotores compitieron por la capacidad de la red para proyectos fotovoltaicos a gran escala», dice a pv magazine Michele Lauritano, consultor principal de la empresa Everoze, con sede en el Reino Unido. «La red portuguesa tiene una capacidad de red limitada que queda disponible para los generadores en las subestaciones existentes o en las subestaciones que se prevé construir en los próximos años».

El objetivo de la subasta era asignar esta capacidad limitada en 12 lotes, con uno para cada área. Incluirían un conjunto de subestaciones, con capacidad disponible para ubicarse en las regiones meridionales del Algarve y el Alentejo.

Sin embargo, esa capacidad debía contratarse estableciendo un marco financiero claro para los inversores con diferentes modelos financieros y apetitos de riesgo. También tenía que producir importantes flujos de ingresos para el Gobierno o para el conjunto del Sistema Eléctrico Portugués (SEN) a lo largo de los 15 años del régimen de subastas.

Tres opciones

Las reglas de la subasta fueron diseñadas para que cada promotor pudiera especificar sus ofertas de tres maneras diferentes. El Gobierno portugués definió estos métodos como modalidad de almacenamiento, contribuciones fijas al sistema y contratos por diferencia.

«Las opciones eran mutuamente excluyentes y cada opción de oferta determinaba implícitamente un tipo diferente de ingresos para el sistema eléctrico y para el inversor, aunque todas las ofertas podían ser comparadas en términos de valor actual neto para el sistema, considerando un plazo de 15 años», explicó Lauritano.

Esto significa que los participantes en la subasta tenían que elegir una opción de oferta, pero también maximizar el valor actual neto para el SEN, manteniendo al mismo tiempo sus ingresos en los primeros 15 años de funcionamiento por debajo de un umbral de tolerancia mínimo para su modelo financiero.

«La elección de las opciones de licitación indicaba implícitamente un perfil de riesgo diferente del inversor y el contrato de opción de diferencia era la opción con menor riesgo de precio», dijo Lauritano.

Solar+almacenamiento

El Gobierno dijo que los promotores ganadores de la primera categoría, con 483 MW de energía fotovoltaica vinculada al almacenamiento, han acordado no aceptar una prima de capacidad anual fijada en 33.500 euros/MW por año. En su lugar, han ofrecido pagar una prima de capacidad al sistema de alrededor de 37.100 euros/MW por año, en promedio.

Además, los licitadores han acordado construir sistemas de almacenamiento para, al menos, el 20% de la capacidad solicitada. También han acordado compensar al sistema eléctrico por los altos precios máximos del mercado durante períodos de 15 años.

«Básicamente, cada vez que el precio spot de la electricidad en Portugal sea mayor que un precio de ejercicio convencional fijado en las reglas de la subasta, el ganador con esta opción tendrá que pagar la diferencia entre el precio pico y el precio de ejercicio al SEN por una cantidad que corresponde al 90% de la capacidad total adjudicada para la planta fotovoltaica», dijo Lauritano.

Sin embargo, es difícil saber cuánto le costará esto a los inversores en un período de 15 años.

«Los ganadores de esta opción probablemente han apostado por el hecho de que este costo será muy bajo o que se cubrirá con los ingresos que puedan obtener de la operación del sistema de almacenamiento de electricidad», explicó Lauritano.

Uno de los principales ganadores de la subasta, el fabricante de energía solar con sede en Corea del Sur Hanwha Q Cells, ha confirmado que aseguró la capacidad de la red a cambio de pagar un precio de capacidad anual definido al operador de la red nacional portuguesa durante un período de 15 años.

«Gracias a la flexibilidad que ofrece el acoplamiento de la energía solar con el almacenamiento, Q Cells podrá vender la electricidad producida por la planta solar a los comerciantes, realizar arbitrajes energéticos por cambio de tiempo y participar en los mercados de servicios auxiliares para sacar el máximo provecho de estos proyectos, contribuyendo al mismo tiempo a la estabilidad de la red local», dijo la empresa.

Felipe Canto Teixeira, ingeniero de energía solar fotovoltaica de Everoze, dijo a pv magazine que la subasta era tan competitiva que los ganadores tuvieron que reducir su remuneración hasta valores negativos.

«El precio pagado por los ganadores podría parecer alto o incluso insostenible si limitamos la consideración a los primeros 15 años en los que los generadores tendrán que compensar el sistema», dijo Teixeira.

Sin embargo, los desarrolladores ganadores han asegurado la capacidad de la red más allá del plazo de 15 años –de hecho, en principio, será para siempre.

«Tendrán la posibilidad de hibridar la planta solar fotovoltaica con otras tecnologías que podrían permitir al inversor en el futuro modificar completamente el modelo financiero del proyecto», dijo Teixeira. «Así que, teniendo esto en cuenta, probablemente el precio pagado podría justificarse en parte».

Sin embargo, otro resultado positivo para los ganadores de esta opción sería que todavía se desconoce en parte lo que los desarrolladores de ingresos podrían asegurar mediante el funcionamiento del sistema de almacenamiento. Teixeira explicó que los licitadores pagaron por la capacidad principalmente para construir las plantas solares que coinciden con esa capacidad.

«Sin embargo, en la tercera opción de licitación de contrato por diferencia, el licitador también se comprometió a instalar un sistema de almacenamiento con una capacidad de energía de, al menos, el 20% de la capacidad adjudicada y ser capaz de funcionar de forma continua durante una hora como mínimo», dijo Teixeira. «Como ejemplo, para un lote con 100 MW de capacidad adjudicada en la tercera opción, el licitador tendrá que construir al menos 20 MW y ser capaz de almacenar 20 MWh como mínimo».

Contribuciones fijas y contratos por diferencia

En la segunda categoría de licitación –las llamadas contribuciones fijas al sistema– el Gobierno portugués adjudicó 177 MW de capacidad fotovoltaica. Los promotores seleccionados acordaron pagar una cantidad fija anual de 73.700 euros durante 15 años por cada megavatio de capacidad de red que les fuera adjudicado.

«El licitador podrá vender la electricidad de la planta fotovoltaica en el mercado libre, ya sea a precio en el mercado spot o a través de un PPA con un off-taker», dijo Lauritano. «Por supuesto, el licitador de esta opción espera implícitamente que el precio de mercado en los próximos 15 años se mantenga lo suficientemente alto como para asegurar que con los ingresos de la generación de la planta solar fotovoltaica puedan devolver la compensación fija al sistema y también tener un flujo de caja suficiente para su modelo financiero».

Teixeira dijo que los proyectos seleccionados en esta categoría tendrán que pagar más de 35 euros/MWh de electricidad al sistema durante los primeros 15 años. Y esta cantidad será relativamente más alta que el precio medio de contribución de 22 euros/MWh, que ganó la subasta en 2019, ya que está bastante cerca de los precios actuales de mercado de la electricidad en Portugal.

«Por lo tanto, es probable que los ganadores con esta opción tengan que utilizar la mayoría de sus ingresos por ventas de electricidad para devolver esta compensación», dijo Teixeira. Añadió que alrededor de 157 MW de la capacidad adjudicada en este módulo de licitación fue ganada por un proveedor minorista de electricidad que podría tener una clase específica de clientes que pueden pagar tarifas más altas por la electricidad durante las horas punta del día, cuando la producción solar es alta.

En la tercera opción –contratos por diferencias– solo se asignaron 10 MW de capacidad. Los licitadores seleccionaron finalmente una remuneración de precio garantizado durante 15 años, y en la práctica toda la energía se venderá a la SEN por un precio fijo similar al de un contrato de compra de energía. Es en esta categoría de licitación que la subasta registró el precio más bajo del mundo de 11,14 euros/MWh.

El mayor ganador

El mayor ganador de la subasta es el Gobierno portugués, ya que ha asegurado una forma de maximizar el valor de la escasa capacidad de la red.

«Otros países que buscan crear nuevas subastas de renovables, como España en esta etapa, podrían encontrar la ventaja de seguir una receta similar», dijo Lauritano. «La extrema competencia en el acceso a la limitada capacidad de la red llevó a los participantes a aceptar condiciones que antes de esta subasta y la del año anterior parecían insostenibles para la mayoría de los inversores».

La vida útil de las plantas fotovoltaicas irá más allá de los 15 años. «Los ganadores de la subasta probablemente aceptarán bajos flujos de efectivo para sus modelos financieros durante los primeros 15 años de operación, cuando se aplicarán los compromisos de la subasta», dijo Teixeira. «Sin embargo, los modelos financieros para las plantas fotovoltaicas se están extendiendo ahora a 30 o 35 años de vida y en este plazo se espera que estos proyectos sean capaces de pagar sus deudas y costos y producir algunos retornos».

Esto significa que los grandes jugadores, y las grandes utilities en particular, ampliarán su dominio en subastas similares en el futuro.

«Estas empresas tienen a menudo un grupo de clientes con diferentes perfiles de precios y podrían ser capaces de cubrir el riesgo de los precios seleccionando una clase específica de clientes finales», dijo Lauritano.

Afirmó que este ejercicio de adquisición marca el comienzo de una nueva era para el almacenamiento con baterías en Portugal.

«Esto acelerará la reforma del balancing market en el país y la introducción de agregadores de acuerdo con las directrices energéticas de la Unión Europea», dijo Lauritano.

Dada la actual tasa de instalación de renovables de Portugal y sus planes de transición energética, tiene el mayor potencial para convertirse en uno de los nuevos mercados europeos de almacenamiento con baterías para servicios de red, junto con España e Italia. Estos países están ahora potencialmente preparados para seguir los ejemplos que ya han sido establecidos por el Reino Unido e Irlanda.

Felipe Canto Teixeira y Michele Lauritano son consultores de Everoze y están activos en los mercados español y portugués. Everoze es una consultoría técnica y comercial especializada en energía renovable, almacenamiento y flexibilidad. La empresa fue fundada originalmente en el Reino Unido y tiene oficinas también en Francia y España.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.