Nada de papel higiénico, los australianos están comprando paneles en masa

Share

De pv magazine Australia, por Blake Matich

La empresa Smart Energy, con sede en Nueva Gales del Sur (Australia), afirma que está viviendo un trimestre de ventas récord y un aumento sin precedentes del 41% en las ventas y del 400% en las consultas sobre baterías durante las últimas dos semanas, ya que los consumidores, presa del pánico, buscan protegerse en tiempos de incertidumbre.

Mientras que otras industrias están siendo azotadas por los efectos de la pandemia mundial de COVID-19, el minorista de energía solar y baterías Smart Energy, ubicada en Byron Bay, está destinando recursos adicionales en apoyo a las comunidades y a los instaladores ante un aumento sin precedentes de la demanda.

El cofundador y MD de Smart Energy Elliot Hayes afirma que son muchos los factores que contribuyen a la explosión de interés en la energía solar y el almacenamiento, y cita entre los principales que los consumidores buscan compras más ecológicas tras los recientes incendios forestales e inundaciones en Australia y la consiguiente recesión económica, y las personas que tratan de preparar sus hogares para el futuro.

Energía in situ

La amenaza de una profunda recesión mundial no parece improbable, y en muchos países el confinamiento en los hogares es obligatorio. Como resultado, las personas consumen más electricidad, de manera que generar la energía allí donde se consume es una forma de garantizar el suministro y los ahorros.

“Nuestro crecimiento es resultado de la incertidumbre económica, que está impulsando tanto a los consumidores residenciales como a las empresas a buscar maneras de ahorrar en el futuro tanto en los hogares como en los negocios”, afirma Hayes. “La gente también está más preocupada por el estado del planeta que antes, y con razón. Están buscando formas de marcar la diferencia como la conservación de la energía, siendo conscientes de los productos que compran y de sus medios de transporte”.

Amortización

En agosto, pv maagzine de Australia habló con la empresa Smart Energy MD sobre su rápida expansión desde la región de Northern Rivers de Nueva Gales del Sur. Hayes dijo que la alta calidad de su mano de obra y un modelo de negocio que permitiera a los clientes pagar el sistema con los ahorros generados eran cruciales para el éxito del negocio. “Típicamente, nuestros clientes pagan su sistema en cinco años o menos, momento en el que son dueños del sistema y disfrutan de electricidad gratuita de ahí en adelante”, dijo el cofundador en ese momento.

La industria solar en Australia esperaba recibir un gran golpe del brote de COVID-19, considerando que la mayoría de sus paneles son enviados desde China, donde se originó el virus. Sin embargo, Bloomberg New Energy Finance afirma que la producción de componentes fotovoltaicos ya se está reanudando en China y, aunque se prevé una relativa escasez a corto plazo, se espera que el capital solar mundial dé prioridad a la satisfacción de las demandas de exportación antes que las de su mercado interno.