Otros mercados: La subasta danesa de energías renovables ha tenido demasiado éxito en la reducción del coste público de la energía limpia

Share

Los resultados de la última subasta de energía renovable en Dinamarca pueden haber sido demasiado exitosos para la industria, ya que el gobierno afirma que los precios de la energía limpia han caído tan bajo que el dinero público asignado a los subsidios de energía solar y eólica podría destinarse a otros asuntos.

“Hemos contratado mucha más energía renovable por mucho menos dinero del esperado”, dijo el Ministro de Clima y Energía Dan Jørgensen. “Son buenas noticias para la transición verde. La tasa de subsidio ha bajado otro 30% en solo un año”.

El ministro dijo que las bajas ofertas recibidas en la subasta de capacidad de energías renovables se traducirían en un ahorro de alrededor de 101 millones de coronas danesas (13,5 millones de euros), ya que no se necesitaban todos los 258 millones de coronas danesas (34,5 millones de euros) asignados para el segundo ejercicio de contratación nacional.

El gobierno danés dijo que el resultado de la subasta indicaba que cada vez es mayor el número de proyectos que pueden ser implementados sin subsidios, lo que abre la oportunidad de destinar fondos públicos a otros asuntos. Las autoridades dijeron que el presupuesto para las subastas de energías renovables podría asignarse a otros usos de la transición energética, como el apoyo al uso de combustible limpio en la aviación y el transporte marítimo.

Ahorro

El Gobierno había reservado 842 millones de coronas danesas (unos 113 millones de euros) para las rondas de contratación el año pasado y este año con 4.200 millones de coronas danesas adicionales para el período 2020-24 (562 millones de euros).

El Ministerio de Clima, Energía y Edificación informó que la ronda de contratación de Energystyrelsen, iniciada a finales de septiembre, ha asignado 252 MW de proyectos de energía limpia, incluyendo tres proyectos solares con una capacidad total de 82,7 MW, dos instalaciones híbridas solares-eólicas de 93,1 MW y dos parques eólicos terrestres de 72 MW adicionales.

La prima del precio medio ponderado, que se pagará por la energía generada por los proyectos por encima de los precios de mercado al contado, es de 0,0154 DKKK/kWh (0,00206 €). El precio máximo de la licitación se fijó en 0,06 DKKK/kWh. La prima media registrada en el ejercicio del año pasado fue de 0,0228/kKKKWh, frente a una ronda con un precio máximo de 0,13 DKK. En dicha adjudicación, Energystyrelsen adjudicó contratos a tres plantas solares con una potencia total de 104 MW y tres parques eólicos para otros 165 MW, tras recibir 17 ofertas de 280 MW de potencia solar y 260 MW de potencia eólica.

Los proyectos ganadores

En el último ejercicio, la oferta más baja – DKK0,010/kWh – fue presentada por Overgaard 1B K/S, por un aerogenerador de 36 MW que la empresa quiere construir en el municipio de Randers. La segunda oferta más baja, de 0,0148 coronas danesas, se refería a dos plantas híbridas solares-eólicas con una potencia de 53 MW (de los cuales 15,2 son fotovoltaicos) y 44,1 MW (con 18,9 MW de potencia solar) que Eurowind Energy A/S tiene previsto construir en Mariagerfjord y Herning og Holstebro, respectivamente.

Las empresas de proyectos fotovoltaicos Solar Park Harre ApS, Solar Park Agersted ApS y Solar Park Holmen ApS presentaron ofertas idénticas de DKK0,0184/kWh para las instalaciones de Skive (con una capacidad de generación de 38,1 MW), Brønderslev (26,4 MW) y Ringkøbing Skjern (18,2 MW), respectivamente.

La oferta más alta de la subasta, de 0,0197 DKK, fue presentada por Wind Estate A/S para un proyecto de energía eólica de 36 MW propuesto en Randers.

Dinamarca tenía alrededor de 1 GW de potencia solar instalada a finales del año pasado, según las estadísticas de la Agencia Internacional de Energías Renovables, la mayoría de sus sistemas fotovoltaicos residenciales y comerciales. El año pasado, las nuevas incorporaciones ascendieron a unos 92 MW.

Últimamente han empezado a aparecer en Dinamarca proyectos solares a gran escala sin subsidios. A pesar del alto precio de la electricidad en una economía altamente gravada, no está claro si los proyectos fotovoltaicos no subvencionados son impulsados por los beneficios o si son atribuibles a los compromisos de responsabilidad social corporativa de las empresas.