Índice de precios de módulos: Siempre será viernes

Share

Escolares y estudiantes de todo el mundo han estado saliendo a las calles los viernes para protestar por la inacción de las generaciones de sus padres y abuelos. Los jóvenes ya no quieren aceptar el frívolo peligro para sus medios de vida en este planeta. Los hechos sobre las causas y los efectos de la continua destrucción del medio ambiente se conocen desde hace décadas, pero más allá de declaraciones optimistas, nadie ha tomado medidas decisivas. Las emisiones de carbono y el consiguiente aumento de las temperaturas atmosféricas, la contaminación de los océanos del mundo, la extinción de especies, todo esto no ha disminuido.

 

Viernes para el futuro

Lo que Greta Thunberg comenzó con su “Skolstrejk För Klimatet” en agosto de 2018, que el público mundial conoció después de su impresionante discurso en la COP24 en diciembre, se ha convertido ahora en un movimiento global masivo, que opera bajo el nombre de “Viernes para el Futuro” (FFF, por sus siglas en inglés). Incluso Barack Obama elogió recientemente el compromiso de los jóvenes durante una visita a Berlín, aunque con un típico llamamiento a la moderación: “Cuando yo era un joven activista, siempre quise tener éxito al cien por cien”, pero, continuó, “resultó que esto no era posible y que el compromiso era lo principal en una sociedad democrática y abierta”.

Este puede ser el enfoque correcto, pero si el compromiso no va a ser algo más que perezoso o mínimo, las negociaciones tienen que comenzar con demandas radicales o escandalosas. Las llamadas demandas “realistas” de una parte, en combinación con demandas egoístas o incluso infladas de la otra, conducen invariablemente a resultados con los que la otra parte a menudo puede vivir muy cómodamente, ya que al final apenas tiene que hacer concesiones.

 

Paquete de medidas

Esta es la reacción de los estudiantes a la crítica de que sus protestas carecen de sustancia mientras no formulen demandas o soluciones. Un paquete de medidas está ahora sobre la mesa. El punto de partida es limitar el calentamiento global a 1,5 grados, lo que ha obtenido un amplio consenso. De esto, los estudiantes deducen que Alemania debe llevar sus emisiones de CO2 a cero para el año 2035 y cambiar completamente su suministro de energía a las energías renovables. La eliminación progresiva del carbón debería suceder para el año 2030. Una cuarta parte de las centrales eléctricas del país tendrían que desconectarse este año. Además, los activistas exigen que se supriman todas las subvenciones a los combustibles fósiles para finales de año, y que todas las emisiones de gases de efecto invernadero se graven con 180 euros por tonelada métrica.

Por supuesto, hubo una rápida protesta de los partidos conservadores y liberales, así como de las asociaciones industriales. Las demandas se calificaron de poco realistas, todavía no existían alternativas viables, y el estatus de Alemania como sociedad industrial se vería amenazado. Vamos, la misma historia de siempre. Pero el futuro de Alemania está en peligro de todos modos, si los partidos gobernantes y las grandes empresas no cambian de rumbo, haciendo un rápido cambio hacia la generación de energía de bajas emisiones, la movilidad eléctrica y otras tecnologías de futuro en la era de la digitalización. En cambio, despiertan el temor a la supremacía económica de China, un país ya más avanzado en todas estas áreas y que presumiblemente se esfuerza por dominar el mundo.

En este sentido, es bueno que presionemos para que se den pasos más ambiciosos, que toda una generación se ponga en huelga hasta que algo avance. El camino fácil y la conformidad fueron ayer. La generación joven parece entender que la prosperidad a expensas del propio futuro no es una opción real, y ciertamente no deseable. ¿Qué conclusiones podemos sacar los “viejos” de esto?

Bueno, ¡por qué no apoyar las protestas y apoyarlas con todo nuestro peso! Motivemos a nuestros niños y jóvenes miembros de la familia que aún no se han unido al movimiento de los FFF. También podemos ofrecer más soluciones en forma de modelos de negocio, productos y enfoques nuevos, interesantes y con visión de futuro.

Greta no terminará su huelga escolar aún. Un abandono prematuro significaría rendirse a la incompetencia de la generación de sus padres y una traición a su propio futuro.

La mayoría de los que han hecho poco o nada sobre el cambio climático hasta la fecha no experimentarán las consecuencias más drásticas por sí mismos. Hay pocos incentivos en nuestra sociedad ególatra y narcisista para salir de nuestra tan amada zona de confort. Nuestros hijos, sin embargo, sufrirán terriblemente, y algún día se preguntarán si lo que aprendieron en la escuela o en la formación profesional les ayudará a desarrollar estrategias de supervivencia adecuadas. En general, las protestas siguen siendo pacíficas, pero pronto podrían volverse más radicales para atraer mayor atención y ejercer aún más presión sobre el público, las empresas y los políticos. ¡Las clases terminan el viernes! ¿Se acabó la escuela para siempre?

Martin Schachinger, pvXchange.com