La columna de UNEF: España necesita un “proyecto país” para combatir el cambio climático

Share

Desde UNEF, consideramos que la lucha contra el cambio climático debe ser concebida como un “proyecto país”: este esfuerzo requiere un consenso político y que todos los actores, desde la administración, a las empresas y los ciudadanos, colaboren y contribuyan en la medida de sus posibilidades.

En las pasadas semanas, hemos aportado nuestra contribución a la “Estrategia a Largo Plazo para una Economía Española Moderna, Competitiva y Climáticamente Neutra en 2050”, participando en el proceso de consulta abierto por el Ministerio para la Transición Ecológica a lo largo del mes de abril.

En términos generales, creemos que es fundamental incrementar la electrificación de la economía introduciendo más energías renovables y estableciendo objetivos concretos. A este respecto, los sectores de la economía que van a encontrarse los principales retos son los intensivos en uso de electricidad, entre los cuales destaca el sector del transporte. En España es clave favorecer el cambio desde el transporte por carretera al transporte por ferrocarril eléctrico y la introducción del vehículo eléctrico en el marco de un sistema de generación de electricidad basado en energías renovables.

Si queremos entrar más en detalle, las principales medidas que consideramos que la Estrategia debería incluir son:

  • Realizarcampañas de sensibilización y concienciación sobre las ventajas del autoconsumo, de la fotovoltaica y de las energías renovables, dirigidas a los ciudadanos y a las empresas;
  • Con respecto al marco normativo, es importante favorecer y atraer las inversiones industriales en energías renovables a través del establecimiento de un marco normativo seguro y estable, basado en la seguridad jurídica;
  • Reformar el sistema de mercado eléctricoespañol, cuyo sistema de fijación de precios debería estar adecuado a las características de las energías renovables. Actualmente, nos encontramos con un sistema de mercado diseñado en los años ochenta del siglo pasado, cuando nadie podía prever que llegaría un momento en el cual las tecnologías dominantes serían sin costes variables relevantes. Al asignar precio en función de los costes marginales, por definición, no puede ser un asignador eficaz de precio para las energías renovables. Ni para motivar a los inversores, ni para transmitir el mejor precio posible a los consumidores finales;
  • Reformar el sistema de definición de la tarifa eléctrica, aumentando el peso del término variable, frente al fijo, para favorecer la eficiencia energética;
  • Definir una planificación a medio y largo plazo de subastas de energías renovables, cuyo diseño sea homologable
    internacionalmente, es decir, que se basen en un precio por la energía generada (kWh), con un diseño no marginalista, y su resultante se integre en el precio al consumidor final. A este respecto, es importante que se prevean
    subastas de energías renovables para proyectos fotovoltaicos que incluyan sistemas de almacenamiento, para que esta tecnología pueda seguir desarrollándose alcanzando precios más competitivos;
  • Introducir medidas para la modernización y actualización de las redes de transporte y de distribución, integrar el almacenamiento a gran escala que de servicios a la red y utilizar simulaciones para la determinación de la capacidad de acceso en cada uno de los puntos de conexión, para así reducir la necesidad de inversiones en nuevas líneas, decongestionar las listas de espera en las que se encuentran muchos proyectos y reducir el impacto sobre el territorio de la construcción de nuevas líneas;
  • Establecersistemas transparentes y objetivospara la concesión de puntos de conexión por entidades independientes del sector para evitar los cuellos de botella y la especulación;
  • En ámbito de autoconsumo, tecnología solidaria con el medioambiente, porque permite reducir las emisiones de CO2, y con los consumidores, al reducir el precio de la energía para todos, tanto para los autoconsumidores como para los demás ciudadanos, es clave:
    1. Establecer un objetivo de autoconsumo sobre la nueva potencia instalada de energías renovables (20% del total).
    2. Fomentar la creación de comunidades energéticas, para que diferentes consumidores puedan generar, almacenar, gestionar e intercambiar la energía limpia producida por las instalaciones de autoconsumo.
    3. Dotar a la administración pública de los medios necesarios para agilizar la tramitación administrativa de los proyectos y para que ellos puedan desempeñar un papel ejemplificador instalando campañas de autoconsumo.
    4. Llevar a cabo campañas de sensibilización de los ciudadanos sobre las ventajas del autoconsumo, para que se transmita el mensaje de que gracias al autoconsumo y a las renovables, los ciudadanos no solo tienen energía limpia, sino que también barata.
  • En tema de I+D, es necesario incluir medidas de apoyo a la inversión, para posicionar a España como país líder europeo en este sector.

El cambio climático representa uno de los mayores desafíos a los cuales nuestra civilización ha tenido que enfrentarse y solamente a través de un esfuerzo conjunto por parte de todos España conseguirá enfrentarlo de la mejor manera, aprovechando además las oportunidades de creación de empleo y riqueza que conlleva la transición energética a un modelo sostenible.

José Donoso, Director General de UNEF