Ingeteam suministra su storage power station para un proyecto piloto de almacenamiento energético en el mayor proyecto solar del mundo

Share

Dubái ha acelerado la inversión en energías renovables para eliminar su dependencia de los combustibles fósiles, al tiempo que trata de asegurarse un crecimiento económico sostenible. Su objetivo es alcanzar los 5.000 MW de potencia solar, tanto fotovoltaica como de concentración (CSP), para el año 2030. Esto haría aumentar hasta el 25% el ratio de generación renovable respecto de la capacidad de generación energética total del emirato. Además, para el año 2050 Dubái se ha puesto como meta elevar dicha cifra hasta el 75%.

Por eso, sigue construyendo y ampliando el parque solar Mohammed bin Rashid Al Maktoum, ubicado al sur del emirato y que a día de hoy es el mayor complejo solar del mundo. Iniciado en octubre de 2012, el proyecto solar Mohammed bin Rashid Al Maktoum cuenta actualmente con dos plantas fotovoltaicas en funcionamiento, 13 MW (Fase I) y 200 MW (Fase II), y una tercera fase en construcción que incluye una planta fotovoltaica de 800 MW y una planta solar termodinámica de 200 MW.

Pero DEWA continúa ampliando sus planes y, en noviembre de 2018, anunció la ampliación de la cuarta fase del proyecto solar: 700 MW de termodinámica (600 MW de espejos parabólicos y 100 MW de torre solar rodeados de helióstatos) se han añadido a otros 250 MW de módulos fotovoltaicos.

Amplex-Emirates LLC fue la empresa concesionaria del proyecto piloto por parte de la Autoridad de Electricidad y Agua de Dubai, DEWA (Dubai’s Electricity & Water Authority). NGK Insulators LTD suministró las baterías de sodio-sulfuro (NaS) e Ingeteam suministró el sistema PCS de conversión de potencia de 1,2 MW, así como los elementos de media tensión (transformador de media tensión, celdas de media tensión, etc.), el sistema de control de planta y el interfaz de control BMS (Battery Management System).

Además, DEWA ha instalado un sistema de baterías sodio-sulfuro en el parque solar para demostrar su eficacia a la hora de estabilizar las fluctuaciones de la red causadas por la naturaleza variable de la energía renovable. El sistema de almacenamiento de 1,2 MW / 7,2 MWh está permitiendo a DEWA evaluar las capacidades técnicas y económicas de esta tecnología al combinarla con un campo fotovoltaico, de cara a incrementar la estabilidad de la red y reducir las emisiones de CO2. De hecho, el sistema de almacenamiento se está usando también para estrategias más avanzadas como el desplazamiento de energía (energy shifting), la regulación de frecuencia y el control de tensión, gracias a la gran capacidad de las baterías NaS. Este tipo de sistemas híbridos permiten entregar energía limpia y fiable a los consumidores, con una mayor disponibilidad y rentabilidad.

El suministro de Ingeteam consistió en una storage power station de 1,2 MW equipada con dos inversores de baterías y todos los demás componentes para la conversión de potencia de corriente continua a alterna, y de baja a media tensión (transformador, celdas, etc.). Estos inversores de baterías han sido diseñados para operar según los códigos de red internacionales más exigentes, permitiendo algunas funciones muy avanzadas como black start capability (se aplica genéricamente a los sistemas capaces de arrancar sin ayuda exterior). De hecho estos inversores son aptos tanto para sistemas aislados como conectados a la red. Además, Ingeteam suministró también el sistema de control de planta (PPC, por sus siglas en inglés) y el interfaz de control BMS que gestiona el conjunto del sistema, llevando a cabo estrategias de control como las siguientes:

  • Desplazamiento de energía (energy shifting). Este modo de control posibilita una planificación más avanzada de la generación de potencia, haciendo que el perfil de producción no vaya necesariamente asociado al perfil de consumo, permitiendo a la compañía eléctrica disponer de esa energía para cubrir la demanda que se produce fuera de los periodos de generación solar.
  • Producción predecible (FV+baterías): El sistema de baterías se acopla a la planta FV y recibe la producción solar en tiempo real. La storage power station adapta automáticamente la potencia activa en función de las variaciones de producción fotovoltaica para garantizar una producción de potencia predecible del conjunto del sistema (FV+baterías) en el punto de conexión de la subestación.
  • Regulación de frecuencia. El sistema ajusta la producción de potencia en función de las variaciones de frecuencia de la red.
  • Control de tensión. De acuerdo con la ganancia establecida, el sistema selecciona la potencia reactiva necesaria en el punto de conexión, dependiendo de la diferencia de tensión existente.