La invasión de Ucrania reconfigura el debate sobre la energía, los precios y las renovables

Share

Profesor Overland, la guerra en Ucrania parece haber alterado ya el panorama energético europeo y mundial. ¿Hemos cruzado ya un punto de no retorno? ¿Cree que la opción de «volver a la normalidad» puede excluirse por completo? 

Sí, estoy seguro de que no volveremos al statu quo que existía antes del 24 de febrero de 2022. Aunque hay muchas incertidumbres y posibles resultados, no veo cómo podría producirse una vuelta al pasado.

 

Las relaciones entre Rusia y Europa siempre han sido complejas en lo que respecta al suministro de energía. Europa puede tener grandes problemas si corta completamente el suministro de gas de Rusia, pero Moscú siempre necesitará un comprador y Europa puede seguir siendo su mejor cliente en las próximas décadas. ¿Cree realmente que el gas ruso puede venderse en otros mercados, como el asiático o en otros lugares?

En principio, una buena parte del gas ruso que antes se vendía a Europa podría ir a Asia. Sin embargo, se necesitarían nuevas infraestructuras, como gasoductos o terminales de licuefacción de gas natural licuado (GNL) y se tardaría algunos años en prepararlas. Y el GNL puede ser difícil ahora porque requiere tecnología y conocimientos técnicos extranjeros y las sanciones causarán muchos problemas. El acceso al capital será un problema tanto para el GNL como para los gasoductos, aunque en principio los chinos podrían proporcionarlo para los gasoductos. Sin embargo, aunque funcionara con los nuevos gasoductos, se comerían una parte de los beneficios y la falta de competencia entre los compradores reduciría aún más los beneficios.

 

¿Qué se puede esperar si Europa pierde el acceso al gas ruso? ¿Y cuál es el escenario probable si el suministro de gas vuelve a la normalidad?

Si se pierde el suministro de gas ruso, puede ser una situación muy dura para Europa. Sin embargo, también puede ayudar a superar el régimen de Putin en Rusia, resolviendo algunos de los problemas de Europa a largo plazo. Los altos precios de la energía suelen ser un problema para los políticos, pero pueden serlo menos cuando la población sabe que se deben a la invasión rusa de Ucrania. Cómo se desarrollará, no creo que nadie lo sepa.

 

¿Qué países pueden encontrar más fácilmente soluciones alternativas si se interrumpe el suministro energético ruso?

Creo que España y, posiblemente, el Reino Unido están relativamente bien posicionados para afrontarlo. Tal vez también los Países Bajos, si están dispuestos a volver a producir del yacimiento de gas de Groningen durante un breve periodo para aliviar la situación. Quizás el país más expuesto sea Alemania. Aunque soy un gran admirador de Alemania, hay que admitir que ha hecho caso omiso de todas las advertencias y se ha hecho altamente dependiente de la energía rusa, contribuyendo de hecho a facilitar la invasión rusa de Ucrania y poniendo en peligro el suministro energético de Europa. Por lo tanto, Alemania también tiene la mayor obligación moral de hacer sacrificios para ayudar a resolver la situación. Hasta ahora no hemos visto esto.

 

Indra Overland
Imagen: Norsk Utenrikspolitisk Institutt (NUPI)

Creo que es demasiado pronto para esbozar posibles escenarios, pero ¿cree que la situación actual será realmente un gran motor para la expansión de las renovables a corto plazo en Europa y en el mundo, como esperan muchos analistas? ¿Ve más retos u oportunidades en este momento?

Sí, no veo cómo estos acontecimientos pueden evitar que se produzcan inversiones masivas en energías renovables, probablemente también en energía nuclear. Creo que la única cuestión es la rapidez con la que se puede hacer, y aquí la falta de mano de obra y equipos y la dependencia de los equipos chinos serán factores importantes. Cualquiera que haya adquirido conocimientos relacionados con la instalación de paneles solares, turbinas eólicas, bombas de calor o vehículos eléctricos tiene garantizado un buen trabajo durante mucho tiempo.

 

El aumento de los precios de la energía y el gas puede ser un buen motor para las energías renovables, especialmente para los proyectos no subvencionados en el marco de acuerdos bilaterales de compra. Sin embargo, la actual volatilidad de los precios está desalentando esta tendencia del mercado. ¿Cree que este escenario inestable podría durar mucho tiempo? ¿Qué tipo de impacto podría tener en el desarrollo de las energías limpias?

Como no veo cómo puede resolverse el conflicto entre Rusia y Occidente por Ucrania, espero que los precios de los combustibles fósiles se mantengan altos durante mucho tiempo. Sea como sea que se desarrolle la guerra actual, será muy difícil que Rusia renuncie a Crimea y será imposible que Occidente acepte la ocupación continuada de Crimea. Y a medida que esta naturaleza intratable del conflicto quede clara para los mercados, estos deberían ganar confianza y su disposición a asumir riesgos financieros a largo plazo debería crecer.

Imagen- Instituto Noruego de Asuntos Internacionales

 

Hemos visto a muchos gobiernos de Europa tomar medidas para apoyar nuevos despliegues de energía solar, eólica y bombas de calor. Las autorizaciones se conceden ahora con más facilidad en varios países y se otorgan incentivos fiscales. ¿Cree que la política podría volcarse ahora en las energías renovables a una escala nunca vista? ¿Sería un verdadero cambio de mentalidad?

Sí, creo que esa es la dirección en la que vamos. Espero que la regulación sea mucho más flexible de lo que ha sido hasta ahora y que sea más fácil superar los instintos «NIMBY» (not in my backyard), que son un gran obstáculo para el desarrollo de las energías renovables, especialmente la eólica. Esto se debe a que creo que la invasión de Ucrania cambia cualitativamente la naturaleza de muchos argumentos y debates sobre la energía, los precios y lo que la gente debe aceptar. Además, Rusia también ha estado apoyando muy activamente a los populistas de derechas de todo Occidente que son contrarios al clima y a las energías renovables, tanto a los principales políticos como a los partidos. La reducción de este apoyo, tanto por las medidas represivas de los gobiernos occidentales como por la disminución del dinero y el acceso de Rusia, también debería ayudar a reducir la resistencia a las nuevas instalaciones de energías renovables.

 

¿Qué países serán los mayores ganadores y perdedores de esta crisis?

A corto plazo, Rusia y Ucrania son los mayores perdedores. Ucrania ha sido objeto de un espantoso ataque, Rusia se está disparando en el pie con todas las armas que tiene. Decenas de miles de jóvenes rusos están muertos, heridos o traumatizados; se destruyen armas por valor de miles y miles de millones de dólares; la economía está devastada; los jóvenes más formados y dinámicos se marchan; Rusia se ha convertido y seguirá siendo un paria entre todos los países desarrollados; los ucranianos tardarán décadas o siglos en perdonar a los rusos. A diferencia de las débiles sanciones tras la ocupación de Crimea, las actuales tendrán un efecto más sustancial. A largo plazo, Rusia seguirá siendo inevitablemente un gran perdedor mientras Putin esté en el poder, mientras que Ucrania puede salir victoriosa y muy fortalecida. En cuanto a los ganadores, otros exportadores de petróleo y gas como Canadá, Noruega, Qatar y Arabia Saudí son grandes ganadores.

Estados Unidos también es un gran ganador, tanto por ser uno de los principales productores de petróleo y gas como porque la agresión de Rusia refuerza enormemente la posición de Estados Unidos en Europa, así como la de la OTAN. Los países que están a la vanguardia de la fabricación de equipos de energía renovable también pueden ver grandes beneficios a largo plazo, por ejemplo, Dinamarca. Los acontecimientos actuales también reforzarán la tendencia hacia un reequilibrio geopolítico basado en el declive de los combustibles fósiles y el aumento de las energías renovables. La invasión también refuerza a los demócratas dentro de EEUU, lo que vuelve a ser bueno para EEUU mientras Trump sea la alternativa. Los rusófobos de todos los colores también son grandes ganadores y pueden enviar un gran agradecimiento a Vladimir Putin.

 

El profesor Indra Overland es un experto en cuestiones energéticas rusas y mundiales y ha publicado trabajos académicos sobre el sector del gas natural ruso y las empresas petroleras rusas. En anteriores entrevistas con pv magazine, Overland ha hablado de cuestiones geopolíticas relacionadas con el Índice GeGaLo, la geopolítica del hidrógeno, los mitos en torno a la geopolítica de las energías renovables y la combinación de energía solar e hidroeléctrica. También ha hablado de países como China, Estados Unidos, Rusia y Arabia Saudí, así como de tecnologías como el almacenamiento, las superredes y la transición energética en general.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.