La invasión de Ucrania, un impulso involuntario para el hidrógeno verde

Share

La invasión de Ucrania por parte de Rusia está teniendo amplias repercusiones geopolíticas y económicas, entre las que destaca el aumento del precio del hidrógeno y el amoníaco grises a base de gas en comparación con las versiones verdes de estos combustibles.

A principios de este mes, BloombergNEF publicó un informe en el que se sugería que «un precio de entrega del hidrógeno de 6,59 dólares/kg es ahora suficiente para que el amoníaco verde sea más barato que el amoníaco «gris», fabricado a partir de gas natural sin reducir, sobre una base de coste marginal a corto plazo. Esto es suficiente para que una instalación de amoníaco verde en Alemania sea competitiva». Por supuesto, Bloomberg señaló que los precios en países como España, India y China serían aún más competitivos.

Esta semana, Rystad Energy predijo de forma similar que el aumento del coste del hidrógeno azul y gris, en línea con las subidas de los combustibles fósiles, aumentaba la creciente viabilidad «del hidrógeno verde como fuente asequible y segura de energía renovable en Europa».

Según Rystad, la guerra de Ucrania ha «turboalimentado» el sector de la producción de hidrógeno verde, que ya iba a vivir un año de bonanza al superar el hito de 1GW. Gracias a un aumento del 70%, Rystad predice que el coste del hidrógeno azul y gris vinculado a los combustibles fósiles podría pasar de 8 dólares/kg a 14 dólares/kg «en cuestión de días». Para el hidrógeno verde, sin embargo, desde la invasión de Ucrania Rystad predice unos costes de producción más bajos, de 4 dólares/kg, especialmente en España, que busca producir más de 4 GW de hidrógeno verde para 2030.

Apoyos a la inversión

El mercado está en plena ebullición y, para reforzarla, la UE ya ha anunciado planes para un paquete de financiación de 300 millones de euros para el hidrógeno, así como la iniciativa del acelerador de hidrógeno de REPowerEU para desenganchar a la región de su dependencia del gas ruso.

Minh Khoi Le, director de investigación sobre el hidrógeno de Rystad Energy, declaró: «Aunque la industria y los gobiernos van en la dirección correcta, su reto es reducir los riesgos para los inversores en hidrógeno verde y crear los incentivos necesarios para aumentar rápidamente tanto la demanda como la oferta. Fundamentalmente, un mundo en el que el hidrógeno verde cumpla el papel que actualmente desempeñan el petróleo, el gas y el carbón será muy diferente», continuó Le.

Para conseguirlo, la producción mundial de hidrógeno verde debe aumentar a más de 10 millones de toneladas en todo el mundo para 2030 y ver reducidos sus costes a al menos 1,5 dólares/kg. 10 millones de toneladas puede parecer mucho, pero según Rystad, si el hidrógeno verde y sus derivados tuvieran que sustituir al gas y al carbón en el caso base del mix energético de Europa para 2030, se necesitarían 54 millones de toneladas.

En la actualidad, Europa está trabajando para producir 3 millones de toneladas de hidrógeno verde al año para 2030, mientras que RePower Europe ha fijado un objetivo de 15 millones de toneladas anuales. Está claro que sigue existiendo una enorme brecha, pero los efectos de la invasión rusa de Ucrania pueden haber inclinado la balanza económica a favor del hidrógeno verde.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.