La austriaca Energetica busca un inversor para sobrevivir

Share

 

De pv magazine Alemania.

Energetica está en serios problemas: El miércoles, la dirección informó de la situación actual en una reunión de trabajo del fabricante de módulos fotovoltaicos con sede en Carintia (Austria). «Estamos trabajando a fondo en un concepto viable para nuestra empresa Energetica Industries GmbH que la sitúe en una base sostenible», explicó el socio gerente Andreas Kogler. Los persistentes problemas con la cadena de suministro de materias primas, así como la falta de ayudas gubernamentales provocada por la reciente pandemia, habrían provocado un cuello de botella de liquidez.

La producción en la planta de Liebenfels se realiza actualmente en tres turnos, según explicó la empresa fotovoltaica. Sin embargo, los medios de comunicación locales informan de que Energetica no puede pagar los salarios de octubre. Según el fabricante, los representantes de la Cámara de Trabajo de Carintia estuvieron presentes en la reunión de trabajo. La Cámara no ha querido hacer comentarios sobre el caso cuando fue preguntada por pv magazine. Sin embargo, confirmó que Energetica aún no había solicitado la insolvencia, por lo que los sueldos y salarios no podían ser pagados por el fondo de insolvencia. El comunicado oficial de Energetica no menciona las dificultades para seguir pagando los salarios, pero Kogler explicó: «Estamos luchando sobre todo para asegurar los puestos de trabajo de nuestro equipo de empleados y para conseguir nuevo capital.»

Para ello, el fabricante fotovoltaico lleva tiempo manteniendo intensas conversaciones con inversores, que al parecer están interesados en participar. La demanda actual es alta, lo que también se refleja en la entrada de pedidos en curso, dijo la empresa. «La reorganización elaborada por un equipo de expertos en estas semanas tiene como objetivo asegurar la producción de soluciones fotovoltaicas inteligentes hechas en Carintia con un nuevo socio financieramente fuerte».

Sin embargo, pv magazine ha recibido declaraciones según las cuales Energetica ha tenido que luchar repetidamente con problemas de calidad en el pasado. Por ejemplo, el fabricante de energía fotovoltaica aspiraba a una capacidad de producción anual de 1 GW en sus instalaciones, algo que probablemente no ha conseguido hasta ahora. Según una fuente, también ha habido problemas con las pruebas y certificaciones de los módulos solares en el pasado y los chips utilizados para la tecnología de sombreado patentada por la propia empresa han causado ocasionalmente dificultades en el funcionamiento de los sistemas fotovoltaicos en Austria. Además, es probable que no se haya alcanzado el objetivo de una «fábrica de emisiones cero».

Andreas Kogler comentó estas declaraciones en una entrevista con pv magazine el jueves. Afirma que Energetica había resuelto los problemas con los chips de sus módulos solares que existían en la fase inicial. Han cambiado de proveedor de componentes, por lo que los defectos se han eliminado. «En total, hemos registrado unas 900 reclamaciones por los módulos solares que hemos vendido hasta ahora», dijo Kogler. La mayoría eran quejas por el color, solo 47 eran defectos técnicos. En términos nominales, la capacidad de producción disponible de Energetica es actualmente de 8.000 módulos por semana, explicó.

Además, Kogler subrayó que Energetica no había utilizado el transporte aéreo para sus mercancías en el último año y medio. También llega mucha carga por ferrocarril desde Asia, pero ahí también hay retrasos, similares a la situación actual del transporte marítimo, donde los contenedores suelen estar en los puertos equivocados y los costes se han disparado prácticamente en los últimos meses. Kogler también declaró a la pv magazine que el concepto de «Fábrica de Emisiones Cero» también se ha aplicado con éxito. El año pasado, por ejemplo, Energetica pagó una compensación por CO2 de unos 3.500 euros para cerrar la brecha. Según Kogler, el exceso de emisiones de CO2 no se produjo en la producción en sí, sino porque también se incluyen los desplazamientos de los 115 empleados, la mayoría de los cuales acuden a Liebenfels en sus propios coches.

Pero volvamos al actual atasco de liquidez: es el resultado de toda una serie de acontecimientos que se remontan al otoño de 2019, según Energetica. En ese momento, el aumento de la producción hasta la capacidad prevista de 1 GW se detuvo bruscamente por el inicio de la crisis provocada por ala pandemia de Covid-19 en la primavera de 2020. Además, había «continuos cuellos de botella en el suministro», por lo que Energetica no podía producir las cantidades necesarias para ser rentable. Según informaron a pv magazine, la plantilla también trabajó a jornada reducida durante este tiempo.

Además, Andreas Kogler, que inicialmente se unió a Energetica como inversor en 2015 y permitió así la construcción de la fábrica en Carintia, tuvo que asumir la dirección en 2021, según el informe. En agosto, el director general y socio René Battistutti, que había estado activo hasta entonces, tuvo que dejar su puesto y Kogler asumió sus funciones. Energetica afirma que no está claro cuándo recibirá las ayudas solicitadas por la situación de pandemia, si es que llegan a aprobarse. En conclusión, Kogler declaró: «Por el bien de nuestros empleados y nuestros socios comerciales, es importante que comunique abierta y honestamente que nos encontramos en una fase difícil en este momento.» Sin embargo, se mostró «cautelosamente optimista» sobre el futuro.

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.