Australia tendrá la mayor planta de electrolizadores de hidrógeno del mundo, de 2 GW

hidrogeno

Share

 

De pv magazine Australia

 

El Dr. Andrew Forrest, fundador de Fortescue Metals Group (FMG) y, más recientemente, de Fortescue Future Industries (FFI), y la primera ministra de Queensland, Annastacia Palaszczuk, han anunciado en el puerto de Gladstone que FFI construirá la mayor instalación de infraestructura y fabricación de equipos de energía verde del mundo en el centro de Queensland.

FFI invertirá 115 millones de dólares en el primer paso de una operación de más de 1.000 millones de dólares que duplicará la capacidad mundial de producción de hidrógeno verde.

Con los primeros electrolizadores saliendo de la línea de producción en 2023, pronto producirá 2 GW de capacidad de electrolizadores al año.

Forrest no deja de comunicar la urgencia de aumentar la producción de energía verde: «No vamos a permitir que el mundo se siga cocinando, no vamos a permitir que nuestros hijos hereden un medio ambiente mucho menos estable», dijo el pasado domingo.

 

FFI planea numerosos proyectos de hidrógeno verde

Hace tan solo dos semanas, Forrest creó una organización mundial de hidrógeno verde, GH2, presidida por el ex primer ministro australiano Malcolm Turnbull, con el objetivo de que en 2050 una cuarta parte de la energía mundial proceda del hidrógeno verde.

La propia FFI pretende producir 15 millones de toneladas de hidrógeno verde al año para 2030, gran parte de las cuales pretende integrar en los procesos de producción de la industria pesada, como la siderúrgica, para desplazar el uso de combustibles fósiles.

La semana pasada, el multimillonario conocido como «Twiggy» y Julie Shuttleworth, consejera delegada de FFI -filial de FMG- anunciaron que FFI había adquirido una participación mayoritaria en el grupo holandés High yield Energy Technologies (HyET), que cuenta entre sus activos con el fabricante de módulos solares fotovoltaicos HyET Solar.

Los planes de FFI para ampliar la capacidad de fabricación solar del grupo incluyen una planta de fabricación de 1 GW en Australia que producirá los módulos solares flexibles Powerfoil de HyET, destinados a parques solares a escala de servicios públicos y a aplicaciones fotovoltaicas integradas en edificios.

FFI también apoyará la intención de HyET de aumentar la producción a 900 MW en los Países Bajos.

Al fabricar los módulos solares flexibles y los electrolizadores a gran escala, FFI pretende reducir el coste de ambos productos y acelerar el suministro de energía verde asequible al mundo.

 

Reducir el coste del hidrógeno a gran escala

El coste actual de los electrolizadores es uno de los factores que mantiene el precio de la producción de hidrógeno verde por encima del producido con gas natural.

El hidrógeno barato, producido por el exceso de electricidad renovable, justifica su posterior transformación en amoníaco o su compresión para la exportación.

La Agencia Internacional de la Energía identificó la escasez de capacidad de fabricación de electrolizadores en todo el mundo, que calculó en 3 GW al año en 2020, como una amenaza para los numerosos proyectos de hidrógeno verde que están en marcha.

El año pasado, Europa dominaba la capacidad mundial con cerca del 60% de la producción de electrolizadores, y China controlaba prácticamente el resto, con un 35%.

 

Queensland, hogar natural del hidrógeno verde

«El objetivo de FFI es convertirse en la principal empresa mundial de energía renovable y productos ecológicos, que impulse la economía australiana y cree puestos de trabajo para Australia en su transición hacia el abandono de los combustibles fósiles», declaró Shuttleworth.

Forrest añadió que la planta de Queensland «es un paso crítico en la transición de Fortescue de un productor de mineral de hierro de gran éxito a una central de recursos y energías renovables aún más exitosa».

La planta de Queensland, que se construirá en Aldoga, a 25 kilómetros al oeste de Gladstone, fabricará no solo electrolizadores, sino también cableado y turbinas eólicas para impulsar la producción de hidrógeno verde para los mercados mundiales.

 

Recreación de la planta de infraestructuras de energía verde de Fortescue Future Industries, que producirá sus primeros electrolizadores para la exportación y la aplicación nacional en 2023. Imagen: Fortescue Future Industries

 

Forrest dijo que durante los últimos 15 meses había investigado en 62 países para decidir cuál era la mejor ubicación para producir su previsto kit completo de hidrógeno, y descubrió que «Queensland tiene la hermosa combinación de viento y energía solar y tiene una gente trabajadora y educada», dijo en el evento de ayer. También elogió al Gobierno de Queensland por dirigir ya el estado «hacia un futuro verde de hidrógeno».

El puerto industrial de Gladstone está bien posicionado para llevar al mundo electrolizadores fabricados en Australia. Palaszczuk destacó su proximidad a Asia y las ya buenas relaciones comerciales de Queensland con las economías asiáticas.

En 2019, Queensland exportó su primer cargamento de hidrógeno verde a Japón como parte de un ensayo realizado conjuntamente por la Universidad Tecnológica de Queensland y JXTG, un conglomerado petrolero japonés.

Desde entonces, Queensland ha anunciado varios proyectos de hidrógeno en su soleado territorio, pero ninguno como este.

Se espera que la planta de fabricación de FFI cree directamente unos 150 puestos de trabajo durante la construcción y 53 cuando esté operativa, pero Forrest afirmó que los efectos de la generación de hidrógeno verde, disponible de forma inminente y asequible, harán que la fabricación «vuelva a rugir en la región de Australia», creando miles de puestos de trabajo.

 

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.