Comparando costes entre plantas agrovoltaicas y sistemas montados en el suelo

Share

Investigadores del Centro de Tecnología y Apoyo (TFZ) de Alemania han realizado una comparación entre los costes iniciales de varios tipos de centrales agrovoltaicas y los proyectos convencionales montados en el suelo.

En un informe de 88 páginas, los expertos del instituto han analizado, además de los costes de la tecnología agrovoltaica, su tasa de utilización del suelo, otros aspectos económicos, el marco legal en Alemania, cuestiones de aceptación social y la necesidad actual de investigación.

Los autores del documento especifican que la diferencia sustancial de costes entre la tecnología agrovoltaica y la solar montada en el suelo se debe a los mayores costes del sistema de seguimiento. Los proyectos agrovoltaicos también se enfrentan a más limitaciones en el diseño del sistema, ya que tienen que lidiar con las condiciones del subsuelo y dependen estrictamente del tipo de uso agrícola elegido.

Además, los promotores de proyectos agrovoltaicos también pueden incurrir en mayores costes durante el proceso de aprobación. Entre ellos se encuentran la identificación de la ubicación, los informes sobre el suelo y el medio ambiente, los planes de desarrollo y los honorarios legales de diversa índole. La preparación del terreno, sin embargo, puede ser un factor que aumente los costes de los parques solares convencionales, ya que estos requieren obras en el suelo que suelen evitarse en los proyectos agrovoltaicos. Sin embargo, cuando hay que realizarlas, los costes pueden ser mucho más elevados en estos últimos. Por ejemplo, los cables deben colocarse a una profundidad segura de al menos un metro para garantizar una actividad agrícola sin problemas.

Las plantas agrovoltaicas suelen construirse con módulos especiales, paneles bifaciales o productos con un mayor grado de transparencia, lo que se traduce, junto con los sistemas de montaje, en costes más elevados. «Los costes de los demás componentes, como los cables, los inversores y los centros de transformación, sin embargo, no difieren entre las dos tipologías de proyectos», afirman los investigadores, que añaden que los costes de la conexión a la red de la planta, el montaje de los componentes o el sistema de monitorización son prácticamente los mismos.

Los proyectos agrovoltaicos de montaje vertical suelen construirse con paneles bifaciales con un alto grado de bifacialidad y una orientación oeste-este. Sin embargo, los costes adicionales de estos paneles no justifican los costes desproporcionadamente más altos, según los autores del informe. Además, las estructuras de montaje especiales necesarias no se producen a gran escala, lo que también aumenta los costes del proyecto, añaden. El aumento de los costes se estima entre 220 y 250 euros/kW para los módulos y entre 75 y hasta 200 euros/kW para los bastidores.

En el caso de los sistemas agrovoltaicos instalados a gran distancia del suelo, lo que es necesario para que la maquinaria agrícola funcione bajo los paneles solares, los costes son aún mayores en comparación con las plantas solares convencionales. Los científicos estimaron un coste total de 400 euros/kW para la construcción de toda la planta, incluidos los cimientos. Los sistemas de montaje costarán entre 130 y 220 euros/kW, mientras que el coste de los módulos altamente transparentes puede ascender hasta 330 euros/kW. La preparación del emplazamiento y el despliegue de los componentes cuestan entre 250 y 350 euros/kW.

Las instalaciones agrovoltaicas que dependen de seguidores pueden ser mucho más caras, ya que el sistema de seguimiento puede tener que colocarse a una altura de hasta seis metros. A este respecto, el informe cita un proyecto en Alemania que tuvo un coste total de 850 euros/kW. «Los costes de la elevación dependen de la aplicación deseada y de la altura de la estructura», explican los investigadores.

Para la estimación de los costes, el grupo alemán tomó como proyecto de referencia una planta de 850 kW montada en el suelo con un coste total medio de 572 euros/kW y una inversión necesaria de 486.200 euros/hectárea. Los costes estimados para un proyecto agrovoltaico vertical con una capacidad de 345,8 kW son de 688 euros/kW y la inversión necesaria es de 237.760 euros/hectárea. Para un sistema agrovoltaico con módulo elevado y una capacidad de 650 kW, el coste total se estimó en 1.234 euros/kW y la inversión total en 802.100 euros/hectárea.

En otro informe publicado por el Instituto Fraunhofer de Sistemas de Energía Solar ISE de Alemania, el coste nivelado de la electricidad (LCOE) de los proyectos agrovoltaicos con un plazo de 20 años situados en Alemania se estimó entre 0,07 y 0,12 euros por kWh, con un valor medio de 0,093 euros por kWh.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.