¿La FV está requiere demasiada tierra? La UE piensa que no

Share

Científicos del Centro Común de Investigación de la Unión Europea (CCI) han creado Enspreso, un conjunto de datos para evaluar el uso potencial de la tierra para las energías renovables en 276 regiones en los estados miembros de la UE y calcular cuánta capacidad de generación podría ser alojada.

En el documento ENSPRESO – an open, EU-28 wide, transparent and coherent database of wind, solar and biomass energy potentials, publicado en el sitio web ScienceDirect, los investigadores declararon que el conjunto de datos relativo a los 28 estados miembros de la UE ofrece modelos de energía sobre el potencial de las renovables según escenarios realistas de limitaciones del uso de tierras y un análisis de los recursos existentes.

Los autores del documento destacaron que la energía solar y eólica tienen, por separado, el potencial de producir tres veces más electricidad que la que la UE generó en 2016. El documento concluye que los proyectos solares necesarios para alcanzar esa meta ocuparían solo el 1.4% del terreno total de la Unión, mientras que la plantas eólicas requerirían una superficie de al menos 16%.

Escenario ideal

El potencial solar se calculó considerando los datos de irradiación solar para tejados, fachadas y terrenos disponibles de cualquier tipo, combinádolos con el análisis geoespacial de áreas adecuadas para la instalaciones FV y el posible desarrollo de las tecnologías solares disponibles, que son la FV y energía solar de concentración (CSP).

Suponiendo una capacidad de generación de energía solar de 170 MW por kilómetro cuadrado, el uso completo de áreas artificiales disponibles y un uso de un 3% de las áreas no artificiales disponibles, la UE podría albergar 10 TW de capacidad solar, según el informe, lo cual sería suficiente para generar 11.000 TWh ocupando solo el 1,4% de la superficie total de la UE. Y no todo ese 1.4% sería tierra agrícola.

Ese 1.4%, sin embargo, es relativo al el mejor escenario posible desde un punto de vista teórico y es mucho más probable que el desarrollo futuro de la energía solar ocupe aún menos tierra de la UE en las próximas décadas. El estudio, además, no tiene en cuenta nuevos avances tecnológicos que podrían hacer de manera que las instalaciones solares ocupen menos espacio. Los investigadores agregaron que sus cifras tampoco tienen en cuenta las restricciones del uso de la tierra que podrían materializarse con sus costos más alto o la oposición pública a las plantas solares.

Debate sobre el uso del suelo

La oposición a la energía solar basada en la tesis que consume tierras agrícolas no es nada nuevo, pero se ha agudizado recientemente en países europeos, incluidos los Países Bajos, donde se introdujeron restricciones en mayo para el desarrollo de parques solares a gran escala, e Italia, donde la oposición ha sido clara en algunas provincias donde se están creando grandes concentraciones de proyectos. También en Alemania y Francia, se ha protestado contra los parques solares, y en Corea del Sur se ha denunciado la tala de bosques para plantas fotovoltaicas.

En mayo, la Agencia Francesa de Medio Ambiente y Administración de Energía (Ademe) publicó un informe sobre el potencial solar de las superficies descuidadas y los estacionamientos, identificando 17,764 sitios que podrían albergar energía fotovoltaica.