La Generalitat de Cataluña quiere instalar 50 MW de solar en los techos de sus edificios

Share

La Generalitat de Cataluña ha anunciado que instalará sistemas fotovoltaicos en los techos y las fachadas de sus edificios. Los proyectos, juntos con otras medidas para la eficiencia energética, son parte de la Estrategia de servicios energéticos a los equipamientos e infraestructuras de la Generalitat. “La Generalitat debe ser un agente activo en el mercado energético para romper con los oligopolios,” dijo el vicepresidente del gobierno catalán Pere Aragonès. “La Generalitat es la institución que dispone de más techos y más capacidad de instalación de energía fotovoltaica del país”, agregó.

El 50% del excedente de energía producida por las instalaciones que no será autoconsumido por los edificios de gobierno, será utilizado para abastecer familias de bajos ingresos económicos.

La nueve estrategia prevé, en primer lugar, activar el parque de inmuebles de la Generalitat, haciendo un análisis de los recursos disponibles que se puedan utilizar para los proyectos fotovoltaicos. En segundo lugar, la Generalitat quiere facilitar la colaboración público-privada y con la ciudadanía para la financiación de la inversión con la combinación de varios modelos como la inversión pública directa, la colaboración pública-privada con retribución mediante medición neta, y la cesión de tejados de equipamientos públicos a terceros con financiación a partir de esquemas de crowdfunding. El gobierno, además, dijo poder contar con el apoyo del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) en el esquema financiero de los proyectos.

Planes para el 2025

La Generalitat, además, planea instalar placas fotovoltaicas para autoconsumo compartido a un centenar de equipamientos de toda Cataluña antes del 2021 y realizar proyectos FV para el autoconsumo en 43 institutos de secundaria de toda Cataluña, con una inversión de 4 millones de euros y una potencia total a de 3,5 MW.

También se prevé licitar proyecto solares de autoconsumo para 70 centros de atención primaria y institutos de las Tierras del Ebro y Campo de Tarragona, a partir de partenariados público-privados. La inversión prevista es de 9 millones de euros con una potencia total de 6,6 MW.

Para 2025, le nueva estrategia prevé que 1.200 instalaciones con una superficie en cubierta de 1.000 m² de media, un potencial fotovoltaico de 620.000 m² y 50 MW instalados lleguen a generar anualmente 65GWh.