La UE da luz verde al paquete de energías limpias

Share

Este jueves dieron comienzo las elecciones de tres días al Parlamento Europeo, y la política climática parece haberse convertido en una preocupación más central para muchos votantes desde la última convocatoria hace cinco años.

Finalmente, el paquete de políticas “Energía limpia para todos los europeos” se aprobó justo a tiempo, antes de que Jean-Claude Juncker limpiara su escritorio para dar cabida a un nuevo presidente de la Comisión Europea. La propuesta del nuevo paquete ha sido finalmente adoptada formalmente en su totalidad por todas las instituciones de la UE, y será desarrollada por la legislación nacional de los Estados miembros de la UE.

En 2015, Juncker y la Comisión presentaron una estrategia de unión energética y, en noviembre de 2016, propusieron el paquete de energías limpias. Desde entonces, se han celebrado negociaciones entre el Parlamento Europeo, la Comisión y el Consejo Europeo, así como en el seno de cada uno de ellos.

El Consejo de Ministros de la UE ha adoptado formalmente los cuatro últimos actos legislativos para completar el paquete de energías limpias y concluir las maratonianas negociaciones.

 

Reforma del mercado energético

El 27 de marzo, el Parlamento aprobó los últimos textos legislativos para una nueva regulación del mercado de la electricidad y una nueva Directiva sobre el mercado de la electricidad, así como propuestas para los Reglamentos sobre la preparación para el riesgo y sobre la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía, que han sido aprobados por el Consejo.

La actualización del mercado de la electricidad de la UE considera diseños de mercado que facilitarían una mejor integración de las energías renovables intermitentes en el mix. El diseño prevé mejores condiciones para el almacenamiento y la participación de los consumidores en el mercado. Por ejemplo, el paquete proporciona acceso a los mercados de electricidad para las comunidades energéticas en las mismas condiciones que lasutilitiestradicionales. Para abordar estas cuestiones, la UE actualizó la Directiva de Electricidad (2009/72/CE) y el Reglamento de Electricidad (CE/714/2009).

En el marco del nuevo sistema, la UE ha establecido normas para organizar la reexpedición y la reducción de la energía, así como opciones de flexibilidad orientadas al mercado. Es una propuesta alabada por los operadores de centrales eléctricas virtuales como un paso crucial en la dirección correcta. También se ha introducido un nuevo límite máximo de subvención para las centrales eléctricas con emisiones de carbono superiores a 550 g de CO2/kWh. El aumento del comercio transfronterizo de energía e interconexión entre los Estados miembros de la UE también debería producirse ahora que se ha llevado a cabo la racionalización legislativa.

Los Estados miembros disponen ahora de un plazo de uno a dos años para desarrollar la normativa local.

El paquete de energías limpias también aborda el rendimiento energético en el sector de la construcción, que aporta el 40% del consumo de energía de la UE y el 36% de las emisiones de CO2 del bloque. De acuerdo con el plan de la UE, a partir del 31 de diciembre de 2020, todos los edificios nuevos deben construirse de una manera de “energía casi nula”. Los Estados miembros también tendrán que presentar una estrategia de diez años para aumentar la eficiencia energética de los edificios con el fin de reducir las emisiones de carbono. Se trata de una medida que podría dar un impulso a la solar + almacenamiento en el sector residencial y comercial e industrial.

 

Ambición renovable

El paquete ha revisado la directiva de la energía renovable (2018/2001) con un objetivo vinculante del 32% de energía renovable en el mix de generación para 2030, con una posible revisión al alza para 2023. Para lograrlo, los países de la UE se han comprometido a alcanzar los objetivos nacionales en materia de energías renovables para el próximo año, que oscilan entre el 10% en Malta y el 49% en Suecia. Los Estados miembros también están obligados a obtener al menos el 10% de su combustible para el transporte a partir de fuentes renovables para el próximo año. La UE ha establecido orientaciones sobre los sistemas de apoyo para evitar la distorsión de los precios de la energía y cada dos años se publicará un informe de situación.

El Comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, ha declarado: “Se trata del conjunto de propuestas energéticas más ambicioso jamás presentadas por la Comisión Europea. Se ha adoptado en un tiempo récord, con un apoyo impresionante del Parlamento Europeo y del Consejo. Con su competencia hemos hecho realidad la Unión Europea de la Energía, una de las diez prioridades políticas de la Comisión Juncker. Creo sinceramente que acelerará la transición hacia una energía limpia y dará a todos los europeos acceso a una energía segura, competitiva y sostenible”.

Walburga Hemetsberger, CEO de SolarPower Europe, escribió un artículo para pv magazine en el que afirmaba que el Parlamento Europeo había sido decisivo para lograr ambiciosos objetivos y políticas de energía limpia, y pedía a los lectores que salieran a votar. El objetivo del Paquete de Energía Limpia de un 32% de energías renovables, según Hemetsberger, es sustancialmente más alto que el 27% propuesto originalmente por la Comisión, incluso si no se alcanza el 35% propuesto por el Parlamento.

Sin embargo, en medio de las palmaditas en la espalda en Bruselas, hay que señalar que el bloque sigue sin cumplir el compromiso que contrajo en París de mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 1,5 grados centígrados, a pesar del “renacimiento solar” ampliamente reconocido en Europa.