La columna de UNEF: La energía, ¿un tema estratégico en campaña?

Share

Las personas que trabajamos en este sector consideramos que la energía es un sector estratégico y fundamental en cualquier país, ya que de él dependen parcialmente los sectores motor de cualquier Estado: la economía, la industria, el empleo, y ahora cada vez en mayor medida el medio ambiente y la salud. Por ello los partidos políticos deberían darle la importancia que merece, aunque no siempre es así. Desde luego no lo es en los medios de comunicación generalistas, pero ¿qué pasa cuando entramos en campaña? ¿Los partidos políticos le dedican el suficiente tiempo a explicar cómo el cambio de modelo energético puede traer un cambio transformador a la sociedad?

Para ello hemos ido a mirar los programas electorales y en concreto las propuestas sobre energía de los principales partidos políticos que se presentan a las elecciones del 28 de abril.

Comenzamos con el Partido del Gobierno, Partido Socialista Obrero Español (PSOE). En estos últimos 10 meses de gobierno, el PSOE ha hecho un esfuerzo por cambiar el rumbo que tenía la política energética del anterior gobierno. Para ello publicó normativa fomentando el autoconsumo energético, publicó en Plan Nacional Integrado de Energía y Clima donde incluyó objetivos más ambiciosos que los de la Unión Europea para 2030 (74% de electricidad renovable en el mix eléctrico y 42% de energía renovable en el mix energético) y publicó el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Estos son sus ejes de campaña, pero además se centran en la movilidad sostenible, proponen un Pacto de Estado por la Industria enfocado en la digitalización y la descarbonización, un Plan específico para el Mundo Rural que fomentará la instalación de energías renovables y de tejido industrial asociado e impulsarán una Estrategia para combatir la pobreza energética.

El Partido Popular (PP) tiene varias propuestas en materia energética. Al contrario que el PSOE, el PP defiende un mix energético sin darle prioridad a las renovables, centrándose en la seguridad de suministro y el precio. Sugieren promover un Pacto de Estado para que el mix energético sea estable en un horizonte temporal de 30 años. También hablan de cambio climático y reducción de emisiones, pero se centran en las opciones energéticas que cumplan con los objetivos al menor coste posible. Asimismo, piden aumentar las interconexiones, reforzar la vigilancia de los mercados energéticos, y ayudar a la industria para que se lleve a cabo una transición que cumpla con los objetivos europeos. Proponen aprobar un Plan Nacional de Energía y Clima 2021 – 2030 y promover un proceso de transición que favorezca el empleo y la competitividad de la economía. Por último, sugieren utilizar los derechos de emisiones de CO2para modular la fiscalidad energética.

Unidas Podemos (UP) es el partido que más espacio le dedica a la transición energética, lo que llaman el Horizonte Verde. Cuentan con una numerosa lista de medidas para reducir la producción energética primaria basada en combustibles fósiles a la mitad en 2030 y alcanzar el 100% de la producción de fuentes renovables en 2040. Al igual que los otros partidos también se centra en las posibilidades de generación de empleo que ofrece la transición renovable. Proponen centrarse en el autoconsumo compartido y en establecer ayudas para la inversión en pequeñas instalaciones renovables por parte de la ciudadanía o cooperativas.

Otros temas propuestos son la promoción de la eficiencia energética en viviendas, rehabilitándolas, y la promoción de la tecnología de almacenamiento y el vehículo eléctrico.

Dentro del programa Horizonte Verde quieren asimismo implementar una estrategia de reindustrialización verde y economía circular dándole prioridad a las zonas con más problemas de empleo.

La factura de la luz es otro tema importante. Se propone que el término fijo no será superior al 25% de la factura y, respecto a lo que se paga en función de la energía consumida, los primeros kWh tendrán un precio muy bajo, que aumentará en los siguientes hasta penalizar el derroche.

Por último piden cambiar las condiciones de las subastas energéticas, de manera que la energía renovable tenga una retribución estable y sea la que marque el precio.

Ciudadanos (C´s), por su parte, propone una Ley de Cambio Climático y Transición Energética que garantice la seguridad jurídica y la no dependencia de combustibles fósiles. Ciudadanos quiere impulsar un modelo energético basado en renovables en 2050 y proponen un calendario de subastas basados en criterios de eficacia tecnológica y eficiencia económica. Garantizan un marco jurídico estable con una adecuada rentabilidad razonable para los proyectos de antes de las subastas de 2017.

Proponen también rehabilitar viviendas a través de la eficiencia energética, y que los nuevos inmuebles se construyan bajo estándares de consumo casi nulo.

Con respecto a la factura de la luz, quieren eliminar impuestos y premiar la eficiencia en el consumo, además de reformar el sistema de la tarifa eléctrica. Para ello pretenden aprobar un Estatuto del Consumidor Electrointensivo, fomentar los contratos PPAs para las industrias electrointensivas, y aumentar los mecanismos de compensación de costes de emisiones de gases de efecto invernadero para mejorar la eficiencia.

Por último, Ciudadanos propone armonizar la normativa autonómica para simplificar la burocracia.

VOX es el partido que menos medidas le dedica a la energía. Proponen un Plan de la Energía para conseguir energía barata, sostenible, eficiente y limpia y combatir las desigualdades en el medio rural y el urbano, especialmente de infraestructuras.

Nos encontramos en un momento clave en el que las decisiones estratégicas que se tomen tendrán un impacto decisivo en las próximas décadas de cara a la lucha contra el cambio climático. Merece la pena tenerlo presente a la hora de votar el próximo 28 de abril.

 

Aida González, Directora de Política Energética de UNEF